Olga-cartomántica

Olga, la cartomántica del Parque de la Fraternidad que sólo es feliz cuando ayuda a la gente

La rutina de Olga es la misma de todas las cartománticas que leen el futuro por las calles de La Habana a cambio de unos cuantos pesos: Se echa un poco de perfume en las manos, coloca una tela blanca sobre el mármol de un banco de Parque de la Fraternidad y pide al cliente de ocasión que parta la baraja.

Hace una década que trabaja allí, aunque siempre ha tenido el don de la cartomancia. Su madre ya se lo decía desde pequeña: “Olguita… tú vas a llegar lejos con la baraja”. Y se le cumplió.

Olga tiene hecho santo: “Yemayá con Papá Oggún”, dice. Cada mañana se levanta bien temprano, sube un ómnibus en el Cerro, donde vive, y a más tardar a las 9:00 de la mañana ya está en su banco consultando. Su tarifa es de 1.00 CUC. Le gustaría hacerlo gratis, porque, en su opinión, los dones que Dios regala no son para lucrarse con ellos, pero debe “vivir de algo” y, además, pagar su licencia.

El Buque de la Armada Mexicana Visitó Cuba

Su vida no ha sido sencilla. Tuvo que criar a sus tres hijos (dos varones y una hembra) completamente sola, porque nunca tuvo suerte con los hombres. El último hasta la apuñaló cuando Olga decidió terminar la relación.

Vive hace años en el Cerro y cada mañana llega como a las 9, “a ganarme 1 CUC por cada consulta.

Aún así, los muchachos les salieron buenos. Uno de ellos le trae la comida al parque cada mediodía, porque Olga es diabética.

- Publicidad -

La muñeca que siempre tiene a su lado es una Francisca, Madre de Agua que trabaja con Yemayá. La cuida con mucho esmero porque la muñeca cuida también de ella.

Y a Olga le hace falta la protección. Ella tiene 60 años y el negocio se ha puesto muy competitivo. Afirma que cada vez hay más estafadores; gente que no sabe nada de cartomancia y sólo se dedica a engañar. En el fondo, la anciana los compadece, porque con los poderes “no se juega” y al final lo malo les pasa la cuenta.

Para Olga el Parque de la Fraternidad es un sitio especial. La ceiba que reina en su centro está sembrada con tierra de todos los países y da mucha suerte, sobre todo para los que desean viajar.

Fuente: On Cuba

Deja Tu Opinion..

comentarios

La hermosa bahía matancera, a unos cien kilómetros de La Habana, era llamada Guanímar por los...

Aunque su melodía pone ritmo a la Navidad desde hace más de seis siglos, son pocos...

Las luces pálidas de la avenida atraviesan la ciudad. Los autos, el eco de sus motores,...

DERECHOS RESERVADOS TODOCUBA.ORG - 2016 TERMINOS | POLITICA