fbpx

Más que baila, vuela, y en cada salto logra victorias: Viengsay Valdés.

Capitalina de nacimiento, y con ansias desde chica, amanece una mañana de 1976 una Valdés tan grande como la Cecilia que pondría con los años y el sacrificio, el nombre del ballet clásico cubano en lo más alto del estilo a nivel internacional.


Es Viengsay Valdés una joven de a todas. Inicia sus estudios en la Escuela Elemental de Ballet “Alejo Carpentier” y desde sus comienzos se destaca. Premios como la Medalla de Oro en el Festival de Danza en Vignale, Italia (1993) aseguraban ya su paso por el arte. Mención, Primer Premio y el Gran Prix de Ballet en el Concurso Juvenil que auspicia la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) la seguían en su medallero. Graduada y de color dorado, en la Escuela Nacional de Arte, pasa a formar parte del elenco del Ballet Nacional de Cuba en 1994. Fue promovida a Bailarina Principal en 1996 y al rango de Primera Bailarina en 2001.

Distinciones miles la han abordado. Distinciones por la Cultura Nacional y la Medalla “Alejo Carpentier” otorgadas por el Ministerio de Cultura avalan mucho más su trabajo. Sindicatos, instituciones y asociaciones también le otorgan momentos memorables.

Ubicada por la revista Dance Europa, la Valdés queda cuarto lugar entre las mujeres y el sexto del listado mundial donde figuran los 100 mejores bailarines del mundo en la temporada 2010-2011. Ese año le sigue sonriendo, y es cuando su sonrisa le es más que satisfactoria, por ser junto al bailarín ruso Ivan Vasiliev seleccionada como la pareja más inspiradora de ese año.

Su presencia se ha desplegado por todo el mundo, sus zapatillas han recorrido escenarios de Europa, Asia, América y África. El gran repertorio romántico – clásico se llena de orgullo cuando sus extremidades danzan un amplio registro interpretativo.

Invitaciones sin fin, y con la consideración de ser una de las mejores bailarinas cubanas de todos los tiempos según la crítica especializada, la capitalina ha sido estrella invitada, entre otros, en el Royal Ballet de Dinamarca; el Centro de Danza de Oporto; el Ballet Marinski de San Petersburgo; con The Washington Ballet y en la Academia Nacional de Donetsk de Ucrania.

Ubicada por la revista Dance Europa, la Valdés queda cuarto lugar entre las mujeres y el sexto del listado mundial donde figuran los 100 mejores bailarines del mundo en la temporada 2010-2011. -espectaculos.com

Otros premios demuestran consagración y limpieza en un arte que de sacrificio y tiene el apellido. Referenciamos algunos de ellos.

  • Premio de Interpretación Femenina (2009), que otorga la Asociación de Artistas Escénicos de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).
  • Premio de Danza Lorna Burdsall, (2015), conferido por la sección de artes escénicas de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Participación en numerosas galas y estrenos mundiales, festivales y colaboraciones, han hecho de la gran Viengsay una victoria para Cuba, una bailarina que sueña con bailar y baila para soñar.

Por: Mele Ferrán

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba