fbpx

María de los Ángeles Santana, la genial actriz cubana que podía desempeñar cualquier papel (+ Video)

Si ha existido una actriz cubana lo suficientemente polifacética como para poder desempeñar cualquier papel, y además hacerlo bien, esa fue María de los Ángeles Santana; quien brilló en la radio, el teatro, la televisión y el cine, hasta poco antes de morir a la muy avanzada edad de 96 años.


Nació el 2 de agosto de 1914 y en la década del 30 debutó como cantante. Su presencia arrolladora y su bella voz la catapultaron al cine, donde obtuvo algunos papeles (siempre de menor importancia) en producciones, mexicanas, argentinas y estadounidenses. De aquella época quedan sus actuaciones en películas como Cancionero Cubano, Mi tía de América o El romance del palmar.

Durante sus andares por el cine mexicano tuvo la suerte de compartir el escenario con verdaderos ídolos de la época de oro del cine mexicano como Mario Moreno (Cantinflas), Pedro Infante y Jorge Negrete.

En Cuba es muy recordada por su actuación en la célebre serie costumbrista San Nicolás del Peladero, en la que compartió cartel con los mejores actores del momento. También, cuando a una edad muy avanzada protagonizó el popular programa humorístico “Los abuelos se rebelan”, que se convirtió en un éxito inmediato de teleaudiencia.

Actriz capaz de asumir los papeles más diversos podía hacer llorar o reír en dependencia de lo que exigiera el guión. Lo mismo podía actuar en radio, cine y televisión que brillar en el teatro, un medio que no abandonó hasta su muerte y donde aún se le recuerda por su actuación en obras como Un sorbo de miel, Algo no dicho, La verbena de la paloma, Tía Meim y Una casa colonial.

Mujer capaz de enfrentarse a todas las barreras machistas que la rodeaban en su juventud fue la primera en Cuba en atreverse a manejar una motocicleta. Nada menos que una Harley Davidson y por pleno Malecón, ante la mirada estupefacta de los habaneros.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba