Los 5 juegos más típicos de los niños en Cuba

Los 5 juegos más típicos de los niños en Cuba
© Flickr

Los adelantos tecnológicos actuales han convertido a los nacidos por estos años en nativos digitales, asiduos de la telefonía celular y de los juegos virtuales, al mismo tiempo que alejan a los infantes en cierta manera de las formas tradicionales de distracción y entretenimiento.

En Cuba por ejemplo, comparado con otros países, debido en gran medida al atraso tecnológico y de la reconversión digital, aun es común encontrar a los niños jugando con los métodos tradicionales de entretenimiento, no se trata de que no deseen poseer algunos de estos teléfonos o avanzadas consolas de video juegos sino que para la mayoría de los padres se hace más económico acceder a estos juguetes tradicionales por resultar una forma sana de esparcimiento y de fácil costo, los mismos que han marcado a infancia de muchas generaciones de cubanos.

Dedicaremos estas líneas a conocer un poco del tema y de los juegos más típicos de los niños de Cuba.

1) El Trompo

Se trata de un juguete semiesférico que puede ser adquirido en cualquier negocio artesanal que trabaje la madera aunque también se han encontrado de otros materiales, los niños en la Isla suelen «bailar el trompo´´ auxiliados por un cordón al que se le llama «pita´´ y que a través de fuerzas giratorias y de una correcta velocidad de lanzamiento, logran hacer girar el juguete de forma equilibrada, suele jugarse en cualquier terreno lo mismo en parques que en patios y a veces se compite en diferentes modalidades de lanzamiento.

Es un juego muy usado por los niños para distraerse y compartir al aire libre.

El Trompo uno de los juguetes cubanos. FUENTE: cibercuba

2) Bolas o canicas

Estas pequeñas esferas de cristal que pueden adoptar diferentes colores, diseños y tamaños se han convertido a lo largo de los años en un entretenimiento imprescindible en la vida de los infantes.

Solo se necesita contar con algunas de ellas y un terreno apto para el juego, generalmente llano en el que se compite de igual modo en diferentes modalidades, por ejemplo al «hoyo´´, al «role´´, etc.

La victoria en este tipo de juego radica en terminar el mismo con mayor número de bolas que al inicio, en señal de ganancia.

Aunque cabe destacar que en este ya existe todo un listado de reglas y penalizaciones en caso de incumplirlas ideadas por los propios niños.

Se suele jugar sobre el piso, tierra o cualquier otra superficie donde ruede las bolas o canicas.

Jugar a las bolas o a las canicas. FUENTE: ecosia

3) Chivichana o «carriola´´

Este juego se hace más común en zonas rurales y en cuba se hace cotidiano en lugares de la zona oriental del país, concretamente en Baracoa, ciudad de la provincia de Guantánamo donde no solo es un medio de juego sino también un medio de transporte de cargas pesadas a los largo de las montañas del área.

Su elaboración en la mayoría de los casos no puede correr unitariamente por niños sino que necesitan de la ayuda de personas adultas pues se construye a partir de madera, rodamientos o cajas de bola como también se les llama y se necesita usar clavos para empatar todas las piezas.

Existen varios modelos de chivichana cubana que van desde la que se conduce sentados con un timón manual hasta la que pueden conducirse de pie.

La competencia de chivichanas cubanas es un juego que pone la adrenalina en su punto máximo.

Chivichana o carriola uno de los juegos típicos de Cuba. FUENTE: cubadebate

4) Papalote

Para este juego se ponen de manifiesto algunas de las más geniales características de la imaginación de los niños, el juego comienza incluso mucho antes, desde la construcción del papalote para lo cual se recolectan fragmentos de papel, hilo, tela, varillas que suelen ser de caña u otra planta que en cuba se le llama Güin de Castilla y cinta adhesiva, de igual manera para la elaboración del juguete es importante la ayuda de un persona mayor o más experimentada.

El desarrollo y éxito de este entretenimiento juega un papel importante el viento y el terreno que se escoja, siempre se trata de que sean terrenos al aire libre, alejados de tendidos eléctricos y de árboles.

El resultado final y éxito del mismo radica en la variedad de estilos, diseños y tamaños que entran en competencia así como la altura que pueden alcanzar los mismos en el cielo.

La diversión esta asegurada construyendo y volando papalotes.

Volar papalotes en Cuba. FUENTE: cubadebate

5) Tirapiedras

Este juego define a los niños más traviesos de los barrios cubanos, se trata de un fragmento de madera en forma de «Y´´ que es unida a varias bandas de goma y presenta un aditamento especial para colocar la carga que después va a ser lanzada como resultado de fuerzas de tracción.

Los tirapiedras por muchos años han sido considerados por los niños como su arma para la cacería de aves o para hacer maldades, aunque en cierta medida resulta un peligro para niños pequeños o con problemas conductuales por las consecuencias que puede traer un mal uso de este juguete.

tirapiedras, con esto juegan los niños de Cuba. FUENTE: cibercuba

Sin lugar a dudas las características rusticas de estos juegos no le restan para nada diversión ni originalidad, y mucho menos si su uso se hace entre un grupo de amigos del barrio o de la escuela.

La mayor plenitud de estos juegos es que a la vez que entretienen mantiene a los niños activos en la práctica de ejercicios físicos y alejados de la enajenación que en ocasiones producen las computadoras y teléfonos celulares.

Esparcimiento, recreación y diversión al aire libre es la característica propia de este tipo de juegos que los niños disfrutan a plenitud.

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: CubaConecta.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba