Las curiosas obsesiones que solo entendemos los cubanos

Las curiosas obsesiones que solo entendemos los cubanos

A pesar de las vicisitudes de la vida cotidiana de los cubanos, nos obsesiona la alegría, el amor, y respirar un día día más. Todos los días nos levantamos obsesionados con lograr alguna meta que nos propusimos y no nos conformamos con los golpes que recibimos a diario. Muchas de las cosas que obsesionan a los cubanos pudieran parecer raras o locas a los que no conozcan nuestras costumbres. Seguidamente presentamos varios ejemplos de ellas.

La obsesión por la comida: Sí es cierto que somos golosos, aunque no muertos de hambre, pero la razón principal de esto es que en la naturaleza de los cubanos está la necesidad de comer, y comer bien. Además también tenemos la necesidad de tener comida suficiente para saciarnos y hasta para compartir, aunque para nuestro disgusto no siempre tenemos toda la que deseamos.

La obsesión por tener la razón: Los cubanos somos tozudos y cabezones, como dijera popularmente. Cuando nos encontramos en medio de un debate o polémica siempre buscamos todos los argumentos habidos y por haber para demostrar que nuestro punto de vista es el correcto.

La obsesión por la carne de puerco: Para los cubanos la carne de cerdo es la más importante de nuestro menú. Aunque tengamos a nuestra disponibilidad cualquier tipo de carne si no está la de puerco, sentimos que nos falta algo. A pesar de que es la más dañina para la salud es la preferida de los cubanos, con su grasita y todo.

La obsesión por compartir: Ya que conocemos muy bien sobre carencias y necesidades, a los cubanos no nos importa si tenemos poco, lo que nos importa es poder compartir ese poco con quien no tiene nada.

Obsesión por el sobrenombre: Para los cubanos es muy fácil bautizar a todos con sobrenombres que pueden ser frases y palabras como mi vida, mi corazón, mi amor, flaca, mi hermana, entre cualquiera que se le ocurra. Además se le puede pasar por la cabeza llamarte por nombres curiosos y chistosos como Marituleidys o Estetuniño. De cualquier manera todos son dichos con mucho cariño y sin mala intención.

Obsesión por el aspecto: Debido a lo orgullosos que somos y a la discriminación que hemos vivido a causa de nuestros humildes orígenes, nos obsesiona proyectar una buena imagen y causar una buena impresión.

Debido a nuestras vivencias y experiencias los cubanos tenemos estas obsesiones y caprichos que hacen de nosotros que seamos personas únicas en el mundo entero.

Escrito por: Redacción.




1 2 257