18 cosas que no debes hacer en Cuba, ¡importante!

18 cosas que no debes hacer en Cuba, ¡importante!
© TodoCuba / Piqsels

¿Piensas visitar la Isla? Es mejor que estés preparado: el paraíso tropical puede traerte sorpresas. En este post te daremos algunos consejos que te ayudarán a pasar unas vacaciones sin “contratiempos” en la maravillosa mayor de las Antillas. Todo Cuba te enseña 18 cosas que no debes hacer en Cuba, una buen guía para los turistas.

18 cosas que no debes hacer Cuba

1. Llevar joyería costosa

El uso excesivo de prendas puede llamar la atención de ciertos personajes que no tendrán problemas con arrebatarte tus pertenencias o, en el mejor de los casos, intentar intercambiarlas por otros artículos de dudosa procedencia. Aunque es poco común, puede suceder, y no queremos que sea a tí a quien le pase. Si optas por la sencillez, pasarás desapercibido, podrás disfrutar de tu visita, te integrarás mejor al país, y, sobre todo, conservarás tu cervical intacta.

Cosas que no debes hacer en Cuba

Es mejor no llevar joyas costosas. Fuente: Pxhere.

2. Consumir drogas… de cualquier tipo

El consumir o portar drogas en la Isla es penado con cárcel. Las sanciones más graves aplicadas a los foráneos se castigan con prisión de máxima seguridad por períodos de entre 15 y 30 años. Esto, si el individuo participa de cualquier forma en actos relacionados con el tráfico ilícito internacional de estupefacientes, sustancias sicotrópicas u otras de efectos similares. Por favor, sé precavido/a si te ofrecen cascarilla para alguna “limpieza”.

3. Tomar fotografías a la policía

¡ES ILEGAL! En Cuba no puedes tomar fotografías a la policía o entidades militares. Evita que algún oficial sea protagonista de tus imágenes o podrías tener que enfrentar un interrogatorio innecesario antes de tu partida. Y ten presente que, atraídos por la tecnología, pueden confiscar el “arma del delito”.

La policía cubana. Fuente: Wikimedia Commons.

4. Caer en la trampa de los jineteros

Aunque el cubano se caracteriza por su amabilidad, ciertos personajes se han encargado de empañar esta imagen ante el mundo. Un jinetero/a es un lugareño/a que, camuflado tras dicha cualidad, se acerca a tí para ofrecerte una ayuda que no solicitaste y por la que luego deberás pagar. Los servicios pueden ser disímiles: desde sexo, hasta una fotografía acompañado/a de un Ernest Hemingway moderno, cuyo costo probablemente sea mayor que una con espíritu del escritor.

5. Cambiar dinero en la calle

Puede cambiar su dinero en bancos, casas de cambios (CADECA), o en la recepción del hotel. Aunque las filas para convertir tu moneda a CUC o CUP son extensas, evita caer en la tentación de hacer tratos con ese individuo que te garantiza un mejor precio y un menor tiempo de espera. Claro, a menos que quieras llenar tu cartera con pesos del antiguo gobierno de Batista.

No cambies dinero en cualquier lugar. Fuente: Brando / Flickr.

6. Olvidar sus productos contra los mosquitos

Esta vez debes escoger entre oler bien y salvar tu piel de picaduras. Si eres amante de la naturaleza, y pretendes visitar playas o reservas naturales, es mejor que vayas preparado/a. Los jejenes, también conocidos como roedores en la zona más occidental de país, pueden resultar insoportables. Si a pesar de nuestras advertencias te resistes a renunciar a tu perfume, deberás enfrentarte a un chupasangre criollo que no tiene nada que envidiarle a Drácula.

7. Comprar tabacos en las calles

Si una amistosa voz te ofrece los mejores tabacos a precios inferiores a los de las tiendas de habanos, lo mejor será resistirte. Pueden venderte puros hechos con picadura de tabacos nacionales de mala calidad, rellenos con hojas de bananos secas, o incluso, con la portada de algún periódico, para aquellos que aman mantenerse informados.

Cosas que no debes hacer en Cuba

¡Cuidado con el tabaco que compras! Fuente: Marcus Wirth / Pixabay.

8. Tomar agua en cualquier sitio

Se aconseja tomar agua de botella desde su llegada a la Isla. Aunque el agua de la pila que ingieren todos los cubanos contiene cloro, esta puede contaminarse fácilmente, y terminar con tu gira turística. En la mayoría de los casos, los síntomas suelen ser los equivalentes a los que describen la enfermedad común de los hámsters, denominada “cola húmeda”.

9. Olvidar su protector solar

El sol del trópico puede resultar intenso para los extranjeros que deciden visitar el país. Además de los sombreros y ropa fresca, es recomendable llevar un bloqueador solar que te ayude a proteger su piel. Exponerse a los rayos ultravioletas puede ser peligroso, sobre todo si provienes de un país con clima diferente. Si quieres saber cómo puedes terminar, de no seguir este consejo, solo debes buscar una foto del famoso platillo “Langosta Grille”.

No olvide el protector solar. Fuente: Ckmck / Flickr.

10. Olvidar llevar servilletas

Esta ley se aplica para kioscos, puestos callejeros, vendedores ambulantes, e incluso, para restaurantes estatales. Olvídese de las servilletas. A menos que quiera hacer el tour por alguna ciudad con la cara llena de salsa de tomate, las manos embarradas de helado, o notar la ausencia de papel higiénico en el baño demasiado tarde, asegúrate de llevar toallas húmedas.

11. No tener cuidado al cruzar las calles

A diferencia de otros países donde el peatón tiene prioridad en todo momento, en Cuba, los conductores no poseen la misma conciencia ciudadana. Más vale que mantengas todos tus sentidos alertas, o puedes ser atropellado por un bicitaxista en plena faena.

Cosas que no debes hacer en Cuba

Recuerde estar atento al cruzar la calle. Fuente: Orna Wachman / Pixabay.

12. No tener cuidado al rentar un auto

Si rentas un auto, no debes conducir ni a la misma velocidad, ni de igual forma que lo haces en tu país. Tanto el deterioro de las carreteras, como el constante cruce de animales en la vía, lo hacen mucho más peligroso. Trata de no manejar en el horario de la madrugada, y no pierdas de vista los baches – en el Triángulo de las Bermudas han desaparecido menos medios de transporte.

13. Rentar en casas particulares ilegales

La renta de casas particulares para alojarse en Cuba es una opción muy común, y, en ocasiones, la preferida de los turistas que quieren experimentar la vida de los nativos de la Isla. Los precios son más baratos que los de los hoteles, y la atención al cliente es excelente.

Sin embargo, debes asegurarte de que el sitio posea de autorización del Estado para brindar este tipo de servicios. De lo contrario, podrías verte envuelto/a en un problema legal. Por otra parte, si tuvieras algún inconveniente en este sitio, será más difícil hacer cualquier reclamo. Otra vez, deberás tener los sentidos bien alertas.

Lindas casas en Cuba. Fuente: PxFuel.

14. Comer mariscos en lugares que carezcan de las medidas sanitarias necesarias

Si va a comer mariscos en Cuba, debido a su clima, es recomendable hacerlo en sitios seguros, y acompañarlos con bebidas alcohólicas. Si bebe agua, corre el riesgo de resfriarse, debido a las altas temperaturas que suelen presentarse en el país, y a lo exótico de los platillos. Así que, a menos que esté acostumbrado, o quiera arriesgarse, aquí tiene una justificación para beber una copita.

15. No ser cuidadoso/a con la vegetación

Cuba presenta una vegetación exuberante, que atrapa la atención de aquellos que la visitan. De hecho, se trata de uno de sus mayores atractivos turísticos. Pero será mejor que seas precavido/a. Varias especies pueden provocar reacciones adversas en tu organismo.

La comocladia dentata, por ejemplo, conocida vulgarmente como “guao”, es una planta común en toda la Isla, y abundante en las sabanas y costas. En el Mirador de Trinidad, desde donde se observa el Valle de los Ingenios, puedes encontrarla en grandes cantidades. La misma se caracteriza por segregar una savia lechosa altamente cáustica para la piel y las mucosas.

De hecho, se han reportado casos de personas afectadas solo por pasar cerca de la planta, al alcance de los vapores que emite la savia al reaccionar con el calor. De ahí surgió la superstición de que hasta su sombra afecta a los individuos.

Por si acaso, no trates de tocar ninguna plantita, por más atractiva e inocente que parezca.

La vegetación cubana. Fuente: PxHere.

16. Cuidado con los souvenirs

Al igual que la vegetación, la fauna cubana, es única. Y, aunque se trata de algo ilegal, varias especies protegidas o en peligro de extinción son muy utilizadas en la artesanía local. El coral negro, la polímita, o el cobo, son los casos más frecuentes, bien por su belleza, o porque resultan caras en el extranjero como producto exótico. Sin embargo, puedes tener problemas, tanto para intentar sacarlas del país, como para introducirlas en cualquier otro, además de enfrentar cargos legales. Sería más conveniente una postal…

17. Ir a un hospital antes de comunicarse con su seguro de salud

Si presentas problemas de salud en Cuba, no debes acudir a un hospital sin antes llamar a tu seguro médico, para que se ponga en contacto con las entidades pertinentes. A pesar de que la salud es gratuita para los cubanos, no lo es para los extranjeros.

Por otra parte, si te sientes mal, evita seguir consejos de los nativos, o tomar alguna medicación sin la revisión de un especialista. Los cubanos “le sabemos a todo”, y sin haber hecho una carrera en la profesión, somos capaces de diagnosticar un padecimiento y recetar cocimientos, remedios, o medicamentos. Aunque lo hagan con la mejor intención, puedes terminar peor de lo que estabas, debido a que tu cuerpo no está acostumbrado a esos mejunjes.

18. Discutir sobre política

Pero, por encima de todas las cosas, evite discutir con un cubano sobre política. Puedes desencadenar la Tercera Guerra Mundial sin darte cuenta.

¿Y tú? ¿Piensas que hay algo que se nos escapó en esta lista? Sea cual sea la respuesta, no dudes en visitar nuestra sección de educación y costumbres. Allí podrás encontrar muchos otros artículos que tal vez son de tu interés.

Escrito por: Redacción - NGM, usando información de: Archivo TodoCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba