fbpx

El extraño día que Alicia Alonso bailó en el Palmar de Junco

El Palmar de Junco forma parte inseparable de la historia del béisbol en Cuba. En él se jugó el primer partido oficial el 27 de diciembre de 1874 y por muchos años los matanceros abogaron porque se acogiera el Salón de la Fama de la pelota cubana que, de forma inexplicable, fue a parar al Estadio Latinoamericano. Sin embargo, nadie lo asocia con el ballet clásico. De ahí que muy pocos recuerden que hace 56 años el emblemático terreno fue sede de un inusual espectáculo cuando la primera bailarina de Cuba, Alicia Alonso se presentó allí con el Ballet Nacional de Cuba.


Aquellos eran años locos. El nuevo poder que se había enseñoreado en la Isla se había propuesto llevar el arte a todos los rincones del país, costara lo que costara, sin reparar en el gusto de las personas o los costos económicos.

Así bajo el auspicio de los entonces nacientes Comités de Defensa de la Revolución (CDR) se construyó en el recuperado Palmar de Junco un escenario gigante lleno de colorido para que en él se presentara el ballet que dirigía Alicia Alonso.

Al espectáculo acudieron en masa los habitantes de la ciudad de Matanzas, pero también de los pueblos de los alrededores. Algunos nunca habían oído hablar de ballet, pero todos se sentían atraídos por lo que se antojaba como el acontecimiento cultural del año 1962 en la Atenas de Cuba.

Cuando los bailarines subieron al improvisado escenario liderados por Alicia, no poco guajiros aguantaron la carcajada al ver los hombres en mallas. Pero cuando los artistas comenzaron a bailar se podía sentir el vuelo de las moscas.

Todos abandonaron el lugar con la sensación de haber presenciado un espectáculo único e irrepetible.

Desde entonces el Ballet Nacional de Cuba ha visitado Matanzas en múltiples ocasiones, pero ninguna se acerca al impacto que tuvo la del Palmar de Junco, en que el arte clásico por única ocasión brilló en uno de los templos sagrados del béisbol en Cuba.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba