El Habano Cubano y Sus Secretos Para Disfrutarlo al Máximo

El Habano Cubano y Sus Secretos Para Disfrutarlo al Máximo
© cocinayvino.com

Para los amantes de los puros la experiencia de fumarse un Habano Cubano es una de las mejores sensaciones de la vida.

Pero si quieres incrementar el placer de fumarte un tabaco cubano, debes seguir una serie de consejos.

TODOCUBA te propone alguno de ellos para aumentar la experiencia de un buen Habano Cubano .

  • Hay Habanos para cada momento del día, para la mañana, la tarde, y la noche. Nunca debes fumar un tabaco suave después de uno de sabor más fuerte, pues no podrás disfrutarlo.
  • El sabor de un Habano es más intenso a medida que se fuma, su fortaleza se revela hasta que llega a estar justamente por la mitad.
  • Los tabacos que son gruesos arden más lentamente y cuentan con la tendencia a tener un sabor más suave.
  • Algunos piensan que los tabacos de capas oscuras poseen un sabor más fuerte, pero la realidad es que no es así, la liga de las diferentes hojas que componen la tripa es la que dicta el sabor.
  • Asimismo, al igual que sucede con los vinos, los tabacos pueden añejarse almacenándoles correctamente, al menos durante 15 años y en ocasiones por más tiempo, de esta forma su sabor se perfecciona.

Para los amantes de los puros la experiencia de fumarse un Habano es una de las mejores sensaciones de la vida. FUENTE: paginaprincipal.com

  • Una de los principales requisitos para tener el Habano ideal es mantenerlos guardados en óptimas condiciones. El puro cubano tiene que conservarse entre 16 y 18 grados Celsius y a una humedad relativa de 65 a 70.

Debido a la inestabilidad de nuestro clima de la Isla, es siempre aconsejable invertir en un buen humidor.

  • Para encender el Habano es recomendable emplear una fosforera de gas o un fósforo de madera después que la cabeza se ha consumido.

Nunca utilices una fosforera de gasolina o la llama de una vela para esta operación ya que el olor a cera o a gasolina puede penetrar en el tabaco.

  • Cuando te dispongas a fumar el puro no lo inhales, en cambio, deja que el humo juegue con tu paladar y saborees la rica combinación de tabacos que han sido añejados por tres años o más.

Ten claro que jamás debes sumergirlo en una copa de vino u otra bebida alcohólica, un hábito común que hasta el presidente inglés Winston Churchill lo hacía, pues esto distorsiona el sabor del Habano.

Para los amantes de los puros la experiencia de fumarse un Habano es una de las mejores sensaciones de la vida. FUENTE: hedonistas.com

  • Además, si no eres un obseso del control y no te molesta la ceniza, déjala que crezca pues su apariencia y formación denotan lo bien hecho que están sus Habanos.
  • Por último, al despedirte de tu Habano no es necesario que lo apague, simplemente colócalo en el cenicero después de haber cumplido su misión y él se apagará por sí mismo.

Esperamos que estos tips te ayuden la próxima vez que vuelvas a encontrarte con un Habano entre tus manos.

FUENTE: bestday.com

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: Archivo TodoCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba