fbpx

Cecilia Valdés, la despampanante mulata de Cirilo Villaverde, vuelve a caminar por las calles de La Habana

Cecilia Valdés, la despampanante mulata que inspirara a Cirilo Villaverde la novela cumbre de las letras cubanas del siglo XIX ha vuelto a caminar por las calles aledañas a la Iglesia del Santo Ángel Custodio en La Habana, gracias al arte del escultor Erig Rebull quien ha recreado al célebre personaje en una peculiar estatua de bronce junto a la que se fotografían incesantemente los turistas que visitan el centro histórico de la capital cubana.


La estatua se encuentra situada en la plazoleta conocida como la Loma del Ángel, muy cerca del sitio donde se ubica el busto y la tarja dedicados a Cirilo Villaverde, el escritor que le dio vida. Este busto de Villaverde data de 1946, año en que fue inaugurado por el Ministro de Gobernación Segundo Curti Messina.

Dos años demoró el artista en realizar la estatua en bronce de Cecilia Valdés, encargo de la Oficina del Historiador de La Habana. En su realización se implicaron también el artista Kamyl Bullaudy, los fundidores Idel Olivés y Gabriel Trutié y el maestro escultor Lázaro Navarrete, quien aconsejó a Rebull con sus valiosos consejos y experiencia.

Dos años demoró el artista en realizar la estatua en bronce de Cecilia Valdés

Erig Rebull dedicó la estatua de Cecilia a su fallecida esposa Gisell Fundora quien fuera su primera modelo.

Una de las características más llamativas de la estatua de la célebre mulata y que la singulariza dentro del conjunto de las que existen en la capital cubana es el hecho de que la inclinación del pavimento que existe en la Loma del Ángel provoca en el observador una ilusión óptica que hace variar el tamaño de la misma en dependencia del ángulo de su ubicación. Cuando se observa desde la derecha parece más alta de lo que en realidad es y cuando se mira desde la izquierda parece más pequeña.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba