11 frases con más de un siglo que aun usamos los cubanos

11 frases con más de un siglo que aun usamos los cubanos

Hay frases de uso diario que cualquiera pensaría que las inventó algún cubano el día de ayer, pero nada más equivocado porque muchas de estas tienen más de un siglo de ser usadas y aun las tenemos como parte de nuestras costumbres lingüísticas. Aquí les dejo 11 frases que de seguro has dicho alguna vez y que no creerás que existen desde el siglo XIX en el habla popular.

Zambullo suelta lo que no es tuyo – La palabra zambullo era de lo más despectiva que podía expresarse. Cuando alguno llevaba una prenda de ropa que por sus dimensiones parecía no pertenecerle le decían así, y se acostumbraba a embromar a la persona colgándole alguna tira de papel en la espalda sin que la persona se diese cuenta. En la actualidad las personas han cambiado la palabra zambullo por sorullo por degeneración del lenguaje.

No rompe un plato – No romper un plato, se refería a una persona y significaba que esta era dulce de carácter e incapaz de hacer un mal. También se decía de la persona hipócrita que aparentaba ser lo que no es, encubriéndose bajo la capa de inocencia, o bajo un mimetismo, capaz de engañar a los demás.

Eres un ñame – Con esta expresión se designaba a las personas que tenían facultades disminuidas intelectualmente, comparándolo con este tubérculo, que a veces tiene de peso, quince, veinte y más libras.

Mírame y no me toques – Esta frase ha cambiado un poco su uso porque originalmente se usaba para referirse a una persona con cierta posición social que le brindaba una especie de inmunidad a su persona.

– Sola vaya – Esta frase aunque ya la juventud no la usa tanto si tengo la experiencia que era de las preferidas de nuestros abuelos. La creencia popular de que la lechuza auguraba males o muerte era muy popular en Cuba y cuando se sentía por la noche el grito característico de este animal, era común la expresión Sola vaya, es decir que no se llevara a nadie o que no muriese nadie, que ella quisiese llevarse. También se aplicaba a una persona que por su modo mal intencionado no se quería trato con ella.

Que peste a reverbero lleva ese – El reverbero era una lámpara de alcohol que despedía un olor característico que se podía comparar con el olor que despedían los borrachos por el hábito continuo de la bebida. Se designaba así a un individuo borracho.

¡En la calle y sin llavín! – Se decía de la persona que no podía realizar lo que quería por alguna contrariedad y a veces se le añadía: y peleado con el sereno.

Eres un habitante – Se le llamaba así a un tipo mal trajeado y sucio, para representar al que no teniendo domicilio ni ocupación, dormía o habitaba en los parques públicos. Era una gran ofensa que se hacía a una persona llamarla así.

Eres una ficha — La palabra ficha, denotaba a la persona de proceder incorrecto y tramposa. Algunas veces se les decía “eres un doble nueve”, que es la ficha mayor del juego del dominó.

Cambia el disco — Cuando una persona hablaba de un asunto con mucha insistencia al extremo de hacer cansada la conversación, se le decía para que cambiara el asunto y hablara de otra cosa.

Estas comiendo catibía – Esta es otra de las frases de mis abuelos y poco jóvenes la repiten hoy en día. Se le decía a la persona mentecata o de poco seso. Por catibía se conocía el residuo de la yuca, rayada y exprimida, de la que se podían hacer dulces pero que no tenía mucho sabor ni valor nutritivo.

Escrito por: .




1 2 257