La esquina más peligrosa de La Habana

La esquina más peligrosa de La Habana

Al parecer me había encontrado con la esquina más peligrosa de La Habana y no me había dado cuenta. De repente adultos, jóvenes y ancianos se aglomeraban al compás de las ofensas, gritos, rostros amenazantes y gestos rápidos como si estuviese presenciando la tercera entrega de la franquicia “Los 300”.

Ni corto ni perezoso, saqué mi celular y puse tierra de por medio entre el gentío y mi smartphone (por si las moscas), mientras intentaba surcar el huracán en aras de descubrir la razón del alboroto. Fue en ese momento que sentí una mano gigante que me tocaba el hombro, que, utilizando una voz ronca de ultratumba me explicaba: “….mi hermanao *, tranquilo que ya empezó la pelota”

*Entiéndase por “mi hermano” con un toque suburbano.

Foto Caliente 1- 11 millones de entrenadores y árbitros.

El béisbol (baseball) en Cuba siempre es sinónimo de pasiones descontroladas que conllevan a discusiones entre los disímiles fanáticos de todo el país. Entre las peñas deportivas, la más acalorada es la del Parque Central del municipio de Centro Habana.

La anterior, es el centro de reunión de todos los fanáticos que defienden a capa y a espada, la selección y el desempeño de los diferentes conjuntos que existen en este deporte (los jugadores no se salvan de esta polémica, sean activos o retirados). En la Isla, el béisbol es sagrado y a mucha gente le pica ese bichito, donde se puede observar que hasta los más tímidos defienden su opinión con uñas y dientes.

Si tienes la oportunidad de pasar por la  zona en temporada de pelota, escucharás los gritos que elevan más los decibeles que un concierto de rock y aunque al parecer todo apunte a que la solución es irse a los puños, en realidad nunca sucede nada grave. En general nunca se ponen de acuerdo los que asisten a la peña ya que cada persona desea imponer su criterio (aunque muchos disfrutan de las caras de pocos amigos de los demás), pero aunque la discusión sea torne muy acalorada, al final gana el deporte y se crean vínculos de amistad con la promesa de que: “Tu sabes bien que este año, Industriales……”

 

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba