Capuchino cubano, un delicioso postre de nuestra isla

Capuchino cubano, un delicioso postre de nuestra isla
© Pinterest

Cuando te hablan de postres, es inevitable que la imagen de un capuchino cubano se te cruce por la mente. Este dulce, realmente delicioso, es parte de nuestra cultura y ¿a quién podría no encantarle? 

Los cubanos le deben el hábito del desayuno, almuerzo, comida y el postre, a los españoles. Sobretodo este último es el más relevante, ya que le da el toque especial a nuestras comidas. Los dulces, en la mayor de las Antillas, surgen de la tradición popular de las corrientes migratorias que nutrieron nuestra nacionalidad.

La gran tradición de repostería de Cuba se debe principalmente a dos cosas. En primer lugar, debemos nombrar la herencia española (ya mencionada anteriormente). En segundo lugar, es por la gran producción de azúcar de caña, miel y frutas tropicales. Con estos últimos, por supuesto, se pueden preparar una variedad increíble de confituras y preparaciones básicas, que luego sirven de relleno o forman parte de la preparación de los postres; ya sea para disfrutar en los hogares o para pastelerías.

Capuchino cubano

Los capuchinos son el dulce preferido por muchísimos cubanos. Fuente: CubaHora.

Un capuchino o capuccino, para cualquier ciudadano del mundo, no es más que una taza de café expreso con espuma o crema de leche y polvo de cacao o canela. Sin embargo, para un cubano, es una panetela esponjosa y empapada en almíbar, de un color amarillo subido, capaz de hacerle agua la boca al más encarnizado enemigo del azúcar.

Quienes no sean cubanos, tal vez no entiendan la obsesión que tenemos nosotros por ese dulce esponjoso, almibarado e intensamente amarillo que saboreábamos en los cumpleaños de la niñez. Tendrían que probarlo para saber cuán delicioso es.

Como sabemos que seguramente lo extrañas y que te encantaría hacerlo en casa para tus seres queridos, te presentamos la receta de los capuchinos. ¡No te lo pierdas!

Bandeja con el inigualable capuchino cubano

Una bandeja de capuchinos cubanos es una tentación que pocos podemos resistir. Fuente: Sabor Caribe.

El capuchino cubano lleva pocos ingredientes: yemas de huevo, azúcar y maicena. Nada más. Ni harina, ni leche, ni mantequilla. El secreto de su exquisito sabor es el almíbar, un jarabe bien espeso sin el cual el capuchino sería una insignificante panetelita más bien sosa. Pero ese toque final, generalmente con un sabor anisado o de vainilla, lo convierte en una obra maestra de la repostería criolla.

Ingredientes del capuchino cubano:

  • 12 yemas de huevo
  • 2 claras de huevo
  • 4 cucharadas de azúcar refinada
  • 4 cucharaditas de Maicena (fécula de maíz)
  • 1 cucharada de vainilla
  • 2 cucharadas de harina para hornear
  • 3 tazas de azúcar
  • 3 tazas de agua
  • El zumo de un limón y un poco de ralladura
  • 1 pedazo de canela entera
  • 1 cucharadita de vainilla

Modo de preparación:

Lo primero que debe hacer es precalentar el horno a unos 350ºF. Luego de poner el horno a trabajar, debemos pensar en una de las partes más importantes de este postre: el sirope o almíbar que se usa para los capuchinos.

Para esto, en primer lugar, disuelva las 3 tazas de azúcar en el agua, junto con el zumo de limón (y la ralladura), y la canela entera. A fuego medio, déjelo hervir por unos 3 minutos, aproximadamente. Seguidamente, agregue la cucharadita de vainilla y déjelo reposar.

Posteriormente, en un tazón, continúe batiendo enérgicamente las 12 yemas de huevo y las 2 claras, por un espacio de tiempo de 15 minutos, o hasta que empiece a tomar una consistencia espesa. También puede hacer este paso con una batidora. En este caso, sólo debe tomar un par de minutos. Al tener una mezcla suave y crecida, se procede a agregar poco a poco, y con movimientos envolventes, la vainilla, la maicena tamizada, la harina y el azúcar.

Esa mezcla se vierte en los moldes para capuchinos, de estilo cono, que sirven para este postre, y luego se introduce en el horno previamente calentado para que se cocinen,

Molde para capuchinos cubanos

El molde para capuchinos es generalmente de metal en forma de cono. Se coloca en una especie de caja con agujeros. Fuente: Ferramenta.

Tras unos 20 minutos, aproximadamente, debe sacarlos del horno. Fíjese bien que pueda notar la parte de arriba de los capuchinos y que estén de un color dorado. Después de hornear, se procede a agregar el sirope o almíbar.

Para servir, si lo desea, prepare los cucuruchos de papel encerado. Así, los niños lo disfrutarán más. 

Muestra final de la receta. Fuente: My Cuban Traumas.

¡Buen provecho! 

Existen otras variaciones de cómo preparar el capuchino. Si bien mantienen su esencia y su sabor característico, su apariencia visual es un poco diferente. Los cubanos hacemos esa panetela borracha de diferentes maneras, y de acuerdo a la forma que le damos, su nombre varía: cabezotes, si se trata de un dulce redondo; capuchino cubano, si tiene la forma de un cono; y cake de capuchino, si es una torta grande, suficiente para varias porciones.

A continuación le dejamos dos variantes de este increíble postre:

Escrito por: Redacción - NGM, usando información de: Memorias de un cubano .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba