Las 19 comidas más populares durante el Período Especial en Cuba

Las 19 comidas más populares durante el Período Especial en Cuba

La depresión económica a la que los cubanos estuvieron expuestos durante el llamado Período Especial puso a prueba la capacidad de inventiva del pueblo. En tiempos donde la expresión ‹comerse un cable› estuvo a punto de materializarse, aquellos que permanecieron en la Isla idearon una serie de platillos que les permitió sobrevivir.

Si bien sus ingredientes y/o métodos de preparación pueden resultar desconcertantes a quienes nunca enfrentaron tal situación, no es menos cierto que son muestra del ingenio que hoy define a los nativos de la Mayor de las Antillas.
Esta vez, Todo Cuba le presenta 19 recetas que invadieron las cocinas cubanas desde inicios de la década del 90.

1. Bistec de frazada

Se cortaba la frazada de limpiar simulando la forma de un bistec (el animal del cual provenía quedaba a la imaginación del consumidor). Esta era hervida y luego machacada hasta que estuviera lo suficientemente blanda, y, más tarde, adobada con zumo de naranja agria, ajo, y sal (o lo que se consiguiera, no era tiempo exigencias). Después, se freía en un sartén a fuego lento, y finalmente, se rociaba con un mojo a base de limón o naranja, y rodajas de cebolla.

2. Bistec de berenjena

De similar preparación al platillo anterior, uno de preferidos dentro de las pocas opciones para complacer al paladar, era el bistec de berenjena. Durante el proceso de elaboración, el fruto era cortado como si se tratara de carne, y sazonado para conseguir un sabor parecido al del producto que trataban de imitar.

3. Bistec de toronja

El cítrico era despojado de su cáscara, la cual se hervía a fuego lento. Una vez aumentado el volumen de la misma, la toronja se sacaba del agua, y se aplastaba hasta darle la textura deseada. Por último, se agregaba un aliño que prometía a sus consumidores un sabor bastante parecido al de la carne.

5. Queso de condones

El queso había desaparecido, y los cubanos no concebían la pizza sin él. De alguna manera tenían que conseguir un ingrediente que lo sustituyera.

¿Cómo llegó a implementarse? Nadie sabe a ciencia cierta… Pero fueron los preservativos los que, junto a la masa y el puré de tomate, reemplazaron al derivado lácteo. La capacidad de los condones de derretirse y estirarse cual queso mozzarella era suficiente en aquella época donde el racionamiento hacía vislumbrar espejismos.

6. Café con chícharos

foto – cubanet.org

El café no fue la excepción. De cierta manera había que lograr que las reducidas cuotas de esta adictiva bebida rindieran un poco más para la población. Así, durante el proceso de tostado de los granos, se comenzaron a colar “algunos chicharitos”, que paulatinamente llegaron a ocupar casi el 50 porciento de producto.

Aunque, por supuesto, el resultado no era comparable con la infusión tradicional, esta variante llegó a ser del agrado de muchos, a tal punto que, incluso, cuando fue posible conseguirlo puro por trasmano, algunos la continuaban preparando.

7. Arroz de espagueti

Foto – latascadeanita.wordpress.com

El arroz, personaje protagónico de los platos cubanos, también estuvo ausente de la escena. Mientras, el espagueti o los fideos intentaban interpretar su papel. Increíblemente, las varillas de pasta eran cortadas en trocitos semejantes a los granos del mencionado cereal, y preparadas siguiendo al pie de la letra la fórmula original.

8. Mangos por plátanos

 

Cuando los plátanos comenzaron a escasear, se impuso la necesidad de descubrir un sustituto de sabor similar que endulzara las comidas. De esta forma, varias personas comenzaron a freír mango cortado en lascas, como si se tratara de maduros. En una época donde “coger mangos bajitos” no resultaba nada fácil, el cubano tuvo que poner en práctica sus habilidades para subir a la mata y bajarlos por su cuenta.

9. Tronco rallado para dulce


Quizás no llegaron al extremo de hacer realidad eso de “comer piedra”, pero sí troncos… La textura frágil y esponjosa que caracteriza a la corteza del arbol de fruta bomba o papaya, era cortado y rallado para preparar un dulce similar al que se obtiene de su propia fruta, o para convertirlo en un primo- bastante lejano, por cierto- del dulce de coco.

10. Coquito de zanahoria

Para imaginar esta receta, le recomendamos abstraerse un poco. Se trata de otro imitador del delicioso dulce de coco: el llamado “coquito de zanahoria”. La hortaliza era rallada, y mezclada en iguales proporciones con el azúcar. El resto, consistía en seguir las mismas indicaciones de elaboración del famoso postre. Podemos apostar a que, al menos, era nutritivo.

11. Verdolaga en salsa, o como ensalada

La verdolaga es una planta suculenta de la familia Portulacaceae, considerada en muchas regiones del mundo como maleza. En la década del 90, en Cuba, esta planta, pasó del jardín al plato sin contemplaciones. Era preparada con salsa de tomate (cuando este último se dignaba a aparecer por la mesa), o como ensalada. Lo admirable es que, a pesar del racionamiento, el cubano podía aún discernir entre la vajilla y los floreros.

12. Jugo y dulce de pepino

Del pepino, por supuesto, no se podía desaprovechar nada. De más está decir que las mascarillas de belleza estaban prohibidas, a menos que no tuvieras escrúpulos y fueras capaz de tragarlas después. Sin embargo, muchos preferían batirlo con agua y azúcar, convirtiéndolo en jugo; mientras otros lo pelaban, extraían las semillas, lo cortaban en trozos, y elaboraban un dulce, similar al de fruta bomba.

13. Picadillo de cascara de plátano

Conseguir carne a inicios de los 90´s era tarea de titanes, y sin comida, los cubanos no tenían fuerza para proezas. La cáscara la plátano, comenzó a ser preparada en forma de picadillo. Absorbía el sabor de la sazón y su textura al ser molida, intentaba asemejarse a la del original.

14. Picadillo de gofio

Otra versión del picadillo fue preparada con gofio. Esta receta permitió a quienes llegaron a elaborarla, comer gofio delante de un ventilador; lo cual representó un gran descubrimiento en verano, debido a las altas temperaturas que se registraban en el país.

15. Pan con melao

Cuando lo que te toca por la “libreta” es un pan al día, es difícil decidir qué echarle dentro. Pero, si, además, tus opciones se reducen a agua y azúcar, no hay nada de qué hablar: pan con melao.

16. En lugar de la grasa

Varias de las recetas mencionadas hasta ahora implican freír los ingredientes. La interrogante es con qué, pues el aceite escaseaba, y ni hablar de la manteca de cerdo.

Pero tranquilos, por suerte el cubano tiene una solución para todo. La manteca de coco o la grasa extraída del pez conocido como tenca, eran utilizadas para estos menesteres. También, el agua hizo la función de aceite para freía huevos.

17. Tenca asada para el 31 de diciembre

La celebración de fin de año en la Isla se realiza religiosamente con carne de cerdo asada. Pero, en ausencia de esta, se optó por una variante más asequible: la tenca. Así que, durante los primeros años del Período Especial, varios cubanos colocaron el tomate en la boca de dicho pescado.

18. Chayote relleno

La fruta de la chayotera se caracteriza por impregnarse del sabor de aquellos ingredientes con que es preparada. Esta peculiaridad no podía pasar desapercibida. Era sumergida en agua y ablandada a fuego lento. Se le hacía un agujero por el cual se extraía la semilla, y que, luego se rellenaba con picadillo (de cáscara de plátanos o de gofio).

19. Sopa de sustancia

El ingrediente fundamental que reemplazaba a la carne en este platillo, era la llamada “pastillita” de pollo, res, o cerdo. Cuando se podían conseguir, dichos comprimidos se encargaban de aportar sustancia al caldo, que en ausencia de fideos, podía ser complementado con espaguetis. ´

Estamos seguros de que faltan muchas recetas por mencionar. Si usted recuerda alguna otra, le invitamos a que nos comente su experiencia.

Antes de despedirnos, quisiéramos aportar un dato interesante sobre esta época. Y es que, curiosamente, muchos de los gatos comenzaron a desaparecer de sus vecindarios, mientras los padres de familia “iban a cazar liebres al monte”.

RECOMENDADOS:

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba




2 comentarios

Los comentarios están cerrados