Increíble… Cuba fue el mayor exportador mundial de aguacates en los años 50

Increíble… Cuba fue el mayor exportador mundial de aguacates en los años 50

Que durante buena parte del siglo XX Cuba fue el principal productor de azúcar es algo que todo el mundo sabe, lo que sí conocen pocos es que la mayor de las Antillas durante la década de 1950 fue también el primer productor mundial de aguacates y dominó el mercado de los Estados Unidos.

De hecho, Cuba era el único país del mundo que, a mediados del siglo pasado, era capaz de exportar aguacates a escala comercial. Los aguacates ingresaban a la Isla un promedio anual de 1 300 000 pesos (el peso cubano y el dólar tenían paridad), a los que se sumaban otros 600 000 procedentes del mercado interno.

La Isla producía más aguacates de los que podía exportar o consumir, pues se calculaban unos 60 millones de los que 45 millones se vendían en el exterior o en Cuba. El resto se perdía o se le daba como alimento a los puercos.

Desde junio hasta septiembre se extendía la temporada de exportación, alcanzándose las más altas cotizaciones del producto en julio y las más bajas en septiembre. La industria del aguacate (porque llegó a ser una verdadera industria) daba empleo a unos tres mil obreros que trabajaban en la recolección, el transporte y el embalaje de la fruta y ganaban entre tres y cuatro pesos diarios.

En el Ministerio de Agricultura  existían registradas 30 firmas envasadoras que operaban en Artemisa, Güira de Melena, San Antonio de los Baños, La Salud, Quivicán, Cuatro Caminos de Bejucal, Bejucal, Bauta, Madruga, Los Palos y La Habana. Lo que demuestra que casi toda la producción de aguacates destinados a la exportación se concentraba en las provincias de La Habana y Pinar del Río.

Aunque en todo el país había aguacates para aburrir, La Habana era la única ciudad que contaba con un puerto con los medios y facilidades para el transporte al extranjero.

La exportación de aguacates hacia los Estados Unidos comenzó durante la primera ocupación de los Estados Unidos gracias a las gestiones que ante la Secretaría de Agricultura de ese país realizó la colonia cubana. Por casi cinco décadas los aguacates cubanos entraron libres de impuestos al país norteño, pero el fomento de plantaciones en La Florida y el Sur de California hizo que Washington aplicara aranceles para proteger a sus productores locales.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959, Estados Unidos dejó de importar los aguacates cubanos lo que fue aprovechado por otros productores latinos para apropiarse de ese mercado.

Mientras, en la Isla, el nuevo Gobierno no mostró ningún interés por mantener esa industria. Sus nuevos aliados socialistas no la consumían y, además, la larga distancia hacía casi imposible su exportación. Poco a poco las plantaciones fueron desapareciendo y si no desapareció el aguacate fue porque se refugió en los patios particulares de los cubanos.

Escrito por: Redacción - LD, usando información de: TodoCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba