Yemayá es la diosa cubana que más atrae a turistas en Cuba

Yemayá es la diosa cubana que más atrae a turistas en Cuba

Yemayá es una deidad de Cuba que nació en África, siempre ha sido, por partes iguales, amada y temida por todos los creyentes cubanos, y hoy es admirada en medio de un gran “boom” turístico por todo tipo de viajeros extranjeros que, en ocasiones, le rinden culto.

Actualmente, en un éxito sin precedentes de la industria turística de la isla, que recibió a más de 4 millones de visitantes tan sólo durante el 2016, uno de los principales atractivos de Cuba es su “religiosidad”, y el denominado sincretismo, que es una mezcla popular del catolicismo con las creencias nacidas en África.

Este sincretismo religioso es el que ha ocasionado que, en Cuba, a Yemayá se le compare con la Virgen de Regla, que es patrona de un poblado a las orillas de la bahía de La Habana. Ella es una diosa que, según la definición popular que tienen todos sus seguidores, es “La madre de todos los hijos en la tierra”, es decir, la fuente de la vida.

A nivel de la naturaleza, Yemayá está simbolizada por las olas y el baile sensual de las mismas, que se repite en cada ceremonia tradicional dado que representa el perpetuo movimiento del mar.

Esta “Diosa del mar” se representa en la isla con mujeres que visten azul y de descendencia africana. Un creyente llamado Pedro, incluso, afirma que “Yemayá cuando castiga es inflexible”, y asegura que la prefiere de entre “todos los orishas (dioses) porque es la reina de todos”.

En Rio de Janeiro, donde es conocida como Iemanjá, atrae a cientos de miles de personas cada 31 de diciembre, quienes le entregan ofrendas a lo largo de la larga costa de la ciudad, mientras que en Cuba se le brinda un culto mucho más privado que va expandiendo el turismo.

La Diosa u Orisha domina gran parte de los ritos afrocubanos que se realizan en “El Callejón de Hammel”, el cual está ubicado en el barrio de Centro Habana, en donde se puede observar el primer mural en la vía pública que ha sido dedicado a esta cultura. En todo el lugar es posible encontrar objetos asociados a estos ritos afrocubanos, así como a danzas y espectáculos en los que participan la mayoría de los vecinos de este barrio humilde.

En esta isla también se incrementó, en las últimas décadas, el número de extranjeros que llegan a “hacerse Santos”. Para poder conseguirlo, deben participar en invocaciones, consultas, protecciones, limpiezas, oraciones, recetas y los llamados despojos, que todos son factores de la ceremonia de coronación de Santos. Por su parte Pedro, un Babalawo que defiende a capa y espada la pureza religiosa, considera que los “falsos religiosos” distorsionan este concepto.

El explicó que los verdaderos babalawos o sacerdores son la mayoría dominante en Cuba, sin embargo, en cuanto a los falsos religiosos, explicó que “Algunos cobran miles de dólares de sus ahijados”. Por su parte, los orichas Obbatalá, Yemayá, Changó y Ochún son los favoritos en las ceremonias de “coronación de santo”, las cuales duran siete días y en las que personas como el español Enrique Díaz querría participar en alguna oportunidad debido a que «Es un mundo esotérico que quiero explorar. Me parece misterioso pero a la vez atractivo. He notado en mis estancias en Cuba que la ‘Santería’ tiene muchos valores humanos».

Todos aquellos que deseen llegar a coronarse en una ceremonia Yoruba de coronación de un santo, deberá permanecer toda esa semana sin bañarse ni hacer el amor, y debe mantener comunicación sólo con su orisha personal.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba