Una historia en los caminos de Cuba: “La Fiebre del Obelisco”

Una historia en los caminos de Cuba: “La Fiebre del Obelisco”

Ubicado actualmente en la Avenida 31 y calle 100 en Marianao, “El Obelisco” es un sitio de múltiple tránsito por los cubanos diariamente y, quizás, pocos saben su interesante historia.

El Obelisco

La obra fue terminada en 1944, con la ‘ruin’ intención de satisfacer el orgullo golpista de Fulgencio Batista. Este había mostrado sus cartas credenciales once años antes, cuando frustró la revolución de 1933, y luego mandó a construir el monumento que recordara su acción.

El trance, a poder del pueblo

En 1949, la presión popular ejerció el poder y “El Obelisco” pasó a transformarse en una obra en homenaje al ilustre sabio cubano y descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla, Carlos Juan Finlay (1833-1915).

Desde ese entonces, a mediados del siglo XX, una tarjeta guarda el crédito a la figura inolvidable de Finlay, y se encuentra en ese lugar para la historia.

El Obelisco de Marianao, consta de una torre realizada con piedras de Jaimanitas, bronce y granito negro, la cual reposa en una base de ocho metros de altura. En parte, se construyó también para que sirviera de ayuda a los aviones, razón por la cual exhibe un faro en lo más alto de su superficie.

Posee un borde escultórico con figuras simbólicas clásicas, las que dan expresividad e inclinación al conjunto. Gracias a que está decorada con motivos geométricos realizados en el centro, tanto la luz como el aire penetran en el interior de la torre.

Ubicado actualmente en la Avenida 31 y calle 100 en Marianao, “El Obelisco” es un sitio de múltiple tránsito por los cubanos diariamente y, quizás, pocos saben su interesante historia. -mapio.com

El último de estos segmentos culmina en un mirador, y una aguja corona el obelisco. Gracias a este detalle, muchos le ven un genial parecido con la gran aguja hipodérmica o jeringuilla.

Finlay murió el 3 de diciembre de 1915, en la casa que ahora es la sede de la Alianza Francesa en el Vedado. En honor a su legado, se decidió que el día de su fallecimiento, en Cuba se les rinda homenaje a los médicos.

Por: Mele Ferrán

Escrito por: .




1 2 261