Última hora: Trump visitará Miami el próximo viernes y allí anunciaría algunas restricciones a quienes viajan y hacen negocios con Cuba

Última hora: Trump visitará Miami el próximo viernes y allí anunciaría algunas restricciones a quienes viajan y hacen negocios con Cuba

El presidente Donald Trump visitará Miami el próximo viernes para anunciar que endurecerá algunas restricciones a quienes viajan y hacen negocios con Cuba, cumpliendo una promesa de campaña para revertir los cambios históricos que el ex presidente Barack Obama hizo hace más de tres años cuando eliminó décadas de diplomacia y barreras económicas entre los dos países.

Los detalles de la acción ejecutiva de Trump aún no están claros, según fuentes familiarizadas con las discusiones de la administración. Pero se espera que lleve el sello de dos radicales republicanos anti-castristas de Miami, el senador estadounidense Marco Rubio y el representante estadounidense Mario Díaz-Balart, quien ayudó a asesorar a la Casa Blanca ya los funcionarios de seguridad nacional.

La localización exacta del anuncio de Trump no está clara tampoco. Los equipos avanzados de la Casa Blanca están escaneando puntos este fin de semana.

El gobierno de Obama estableció relaciones comerciales y diplomáticas normales con el gobierno cubano comunista en diciembre de 2014. Meses después, Obama se convirtió en el primer presidente en asistir al país desde Calvin Coolidge. En julio de 2015, los Estados Unidos reabrieron su embajada en La Habana. En diciembre pasado, poco antes de que Obama dejara el cargo, los Estados Unidos se abstuvieron por primera vez de una votación anual en las Naciones Unidas pidiendo la eliminación del embargo contra Cuba.

Muchos esperan que Trump no revierta la decisión de Obama de abrir una embajada de Estados Unidos en La Habana o restablecer la política de «pie húmedo / pie seco» que permitió a los inmigrantes cubanos que tocaron las costas estadounidenses convertirse en residentes legales.

El embargo de décadas de Estados Unidos sigue vigente y no puede ser levantado sin la aprobación del Congreso, gracias a la llamada Ley Helms-Burton que el hermano de Díaz-Balart, el ex Congresista Lincoln Díaz-Balart, presionó al presidente Bill Clinton para que firmara en 1996.

Como candidato presidencial, Trump fue difícil de precisar en sus opiniones sobre la política de Estados Unidos y Cuba.

En los primeros meses de su exitosa campaña en la Casa Blanca, Trump calificó el «acercamiento» de Obama con Cuba de»bueno», pero también se jactó de que podría haber mejorado un acuerdo con el régimen de Castro.

A medida que las elecciones generales se acercaban y necesitaban conquistar a los cubano-americanos en la Florida, el empresario multimillonario se transformó en algo más de línea dura.

«Todas las concesiones que Barack Obama ha otorgado al régimen de Castro se hicieron por orden ejecutiva, lo que significa que el próximo presidente puede revertirlas, y eso lo haré a menos que el régimen de Castro cumpla con nuestras demandas. No mis demandas. Nuestras demandas «, dijo Trump a unos 2.500 simpatizantes en Miami el pasado mes de septiembre.

«Esas exigencias son libertad religiosa y política para el pueblo cubano. Y la liberación de los presos políticos «, dijo Trump antes de preguntarle a la multitud si había cumplido con las notas correctas del embargo:» ¿Es eso correcto? «

Antes en la campaña, en las raras ocasiones en que hablaba de Cuba, Trump expresó su confianza habitual en la elaboración de un mejor acuerdo con Cuba.

Cuando se le preguntó en una entrevista de 2015 sobre la política de la administración Obama en Estados Unidos, Trump dijo a The Daily Caller: «Creo que está bien. Creo que está bien, pero deberíamos haber hecho un mejor trato. El concepto de apertura con Cuba – 50 años es suficiente – el concepto de apertura con Cuba está bien. Creo que deberíamos haber hecho un acuerdo más fuerte.

El Daily Caller a principios de este mes fue el primero en informar que un anuncio de Trump sobre Cuba ocurriría este mes.

Un grupo de abogacía pro-cubana, EngageCuba, encargó un estudio reciente que afirmaba que invertir las políticas de administración de Obama podría costar a los EE.UU. más de $ 6 mil millones y 12.000 puestos de trabajo durante el primer mandato de Trump. -univision.com

En un debate primario presidencial del Partido Republicano antes de la primaria de Florida en marzo de 2016, Trump repitió que podía negociar un acuerdo mucho mejor que el de Obama.

«Lo que quiero es que se haga un acuerdo mucho mejor porque ahora, Cuba está haciendo – como siempre con nuestro país, no hacemos buen trato. No tenemos a nuestra gente correcta negociando, tenemos gente que no tiene ni idea «, dijo.

El oponente de Trump en ese momento, Rubio, se burló de la idea de negociar con Cuba si esta no cumplía las demandas de Estados Unidos.

«Aquí hay mucho: Cuba tiene elecciones libres, Cuba deja de poner a la gente en la cárcel por hablar, Cuba tiene libertad de prensa», dijo Rubio. «Cuba echa patadas a los rusos … y echa patadas a los chinos … Cuba deja de ayudar a Corea del Norte a evadir las sanciones de la ONU, Cuba toma a todos esos fugitivos de América, incluyendo a esa asesina de policías de Nueva Jersey, y la envía a Estados Unidos. A cárcel donde ella pertenece. ¿Y sabes qué? Entonces podemos tener una relación con Cuba. Es un buen trato.»

Trump dijo más tarde al Miami Herald que cualquier acuerdo futuro con Cuba tendría que incluir una cláusula clave: Prescindir de Cuba de las reparaciones por las pérdidas supuestamente incurridas por el embargo de Estados Unidos.

El presidente Donald Trump visitará Miami el próximo viernes para anunciar que endurecerá algunas restricciones a quienes viajan y hacen negocios con Cuba. -wplg.com

Desde su elección, Trump ha sido principalmente madre de su política de Estados Unidos-Cuba, pero según los informes, está pensando en revertir al menos porciones de la normalización de Obama de las relaciones con el país isleño.

Al elaborar su nueva política entre Estados Unidos y Cuba, Trump debe maniobrar para complacer a la comunidad cubano-estadounidense políticamente conservadora del exilio. Con Rubio y Diaz-Balart a su lado y respaldando su política, Trump no debería tener problemas para ganar apoyo de los exiliados. Al mismo tiempo, sin embargo, la administración de Trump está consciente de impedir el creciente número de intereses empresariales -especialmente los de los estados agrícolas- que buscan aprovechar un nuevo mercado extranjero.

Un grupo de abogacía pro-cubana, EngageCuba, encargó un estudio reciente que afirmaba que invertir las políticas de administración de Obama podría costar a los EE.UU. más de $ 6 mil millones y 12.000 puestos de trabajo durante el primer mandato de Trump.

Tomado de: Político Florida    

Escrito por: Redacción - NFZ.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba