En unos días Trump se enfrenta a una nueva decisión política hacia Cuba que podría cambiarlo todo.

En unos días Trump se enfrenta a una nueva decisión política hacia Cuba que podría cambiarlo todo.

Si el Presidente Trump no continúa con la suspensión del Título III, las relaciones comerciales entre Cuba y Estados Unidos serán interrumpidas de manera mucho más severa e irreparable de lo que sería por cualquier cambio regulatorio hacia la isla.

Mucho antes de que los Departamentos de Estado, Tesorería y Comercio terminen de redactar las nuevas regulaciones que el presidente Trump ordenó para restringir el comercio y viajar a Cuba, el presidente se enfrentará a otra decisión sobre las relaciones con La Habana que podría ser mucho más consecuente para los negocios estadounidenses.

Nuevas normas y restricciones hacia Cuba firmadas por el Presidente Trump Junio 16, 2017 – Fuente: Getty Images

Para el 16 de julio, tendrá que decidir si continúa suspendiendo ciertas disposiciones del Título III de la Ley de Libertad y Solidaridad Democrática de 1996 (también conocida como Helms-Burton, después de sus patrocinadores).

Si permite que el Título III entre plenamente en vigor, abrirá la puerta a hasta 200,000 demandas por nacionales de los EE.UU. cuya propiedad fue tomada por el gobierno cubano después de 1959.

Los tribunales norteamericanos estarían inundados, la capacidad de las empresas estadounidenses para hacer negocios en la isla quedaría estancada y los aliados en el exterior podrían tomar represalias por las demandas estadounidenses contra sus compañías en Cuba. La maraña de litigios resultantes tomaría años para relajarse.

El Título III permite a los nacionales de los Estados Unidos entablar una demanda en los tribunales de los Estados Unidos contra cualquier persona que «trafique» sus bienes confiscados en Cuba, es decir, cualquier persona que asuma una participación accionaria o que se beneficie de ella.

En 1996 el Presidente Clinton firmó el Helms-Burton Act que incluye Ley Título III

La Comisión de Liquidación de Reclamaciones Extranjeras de los Estados Unidos ha certificado 5.913 reclamaciones de nacionales estadounidenses cuyos bienes fueron incautados. Estas son las afirmaciones que Cuba y Estados Unidos habían comenzado a discutir durante la administración Obama.

Aunque específicamente estamos hablando del Título III, la Ley Helms-Burton se compone de cuatro secciones que establecen lo siguiente:

El Título I reforzó las sanciones contra el actual Gobierno cubano. Entre otras muchas disposiciones, codificó el embargo de los Estados Unidos sobre las transacciones comerciales y financieras que había estado en vigor de conformidad con una proclamación presidencial desde la Administración del Presidente Kennedy.

El Título II describe la política de Estados Unidos hacia y la asistencia a una Cuba libre e independiente. Se requería que el Presidente elaborara un plan para brindar asistencia económica a un gobierno de transición o democrático en Cuba. (El Presidente entregó el plan al Congreso en enero de 1997.)

El Título III crea una causa de acción privada y autoriza a los nacionales de los Estados Unidos a reclamar propiedades confiscadas en Cuba para que presenten una demanda en los tribunales estadounidenses contra personas que puedan estar «traficando» en esa propiedad. La ley otorga al presidente la autoridad para suspender las disposiciones de la demanda por períodos de 6 meses si es necesario para el interés nacional de los Estados Unidos y acelerará la transición a la democracia en Cuba.

El Título IV exige la denegación de visas y la exclusión de los Estados Unidos de las personas que, después del 12 de marzo de 1996, confiscan o «trafican» bienes confiscados en Cuba, reclamados por nacionales de los Estados Unidos.

El objetivo de esta disposición es proteger la situación de los bienes confiscados de los Estados Unidos y apoyar las sanciones existentes contra el régimen actual. El Departamento de Estado revisa una amplia gama de actividades económicas en Cuba para determinar la aplicabilidad del Título IV.

Los resultados de este esfuerzo no sólo aparecen en las determinaciones reales de «trafico», sino también en la disuasión de la inversión en bienes confiscados en los Estados Unidos y en la exacerbación de la incertidumbre de invertir en Cuba

¿Por qué el Título III es tan importante?

El Título III toma la posición inusual de permitir que los cubano-americanos naturalizados que perdieron bienes también presentaran una demanda contra presuntos traficantes. Normalmente, el derecho internacional reconoce el derecho soberano de los gobiernos a disponer de la propiedad de sus propios ciudadanos.

De acuerdo con el Departamento de Estado, al incluir a los cubanoamericanos que no eran ciudadanos estadounidenses cuando se tomaron sus propiedades, el Título III crea el potencial para un estimado de 75.000 a 200.000 reclamaciones por «decenas de miles de millones de dólares».

En 1996, la oposición de los aliados estadounidenses Canadá, México y Europa Occidental, cuyas empresas tienen negocios en Cuba serían los blancos de los pleitos de Título III, esto llevó al presidente Bill Clinton a insistir en una disposición de renuncia presidencial en el Título III cuando el Congreso debatió la ley.

Por ejemplo, el recientemente inaugurado Gran Hotel Manzana La Habana Kempinski, operado por Kempinski Hotels, el grupo de hoteles de lujo más antiguo de Europa, gestiona 76 hoteles y residencias de cinco estrellas en 31 países:

Vista de la futura fachada del Hotel. -cepexecutive.com

Empresas como Kempinski Hotels, que tienen negocios en Cuba y son operadas por empresas en Europa serían los blancos principales del Título III

Como resultado, el presidente tiene la autoridad para suspender por seis meses el derecho a presentar acciones de Título III, y puede renovar esa suspensión indefinidamente.

Cada seis meses desde que se aprobó la Ley de Libertad y Solidaridad Democrática de Cuba, sucesivos presidentes, tanto demócratas como republicanos, han continuado con la suspensión del Título III.

Si el Presidente Trump no renueva la suspensión antes del 16 de julio, los demandantes tendrán libertad para presentar decenas de miles de demandas por Ley del Título III. Una vez que las demandas se hayan presentado, no habrá ninguna manera de deshacer el caos legal como resultado de no renovar Título III.

Cuando se aprobó la Ley de Libertad Cubana y Solidaridad Democrática, los aliados estadounidenses en las Américas y en Europa denunciaron su alcance extraterritorial. México, Canadá y el Reino Unido aprobaron leyes que prohíben su cumplimiento.

La Unión Europea presentó una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), que cayó después de que el Presidente Clinton suspendiera el Título III.

De hecho, la justificación principal que el presidente Clinton y el presidente George W. Bush ofrecieron para continuar la suspensión fue la necesidad de mantener la cooperación con los aliados europeos.

Si el Presidente Trump no renueva la suspensión, todas estas viejas heridas con aliados serán reabiertas cuando los demandantes estadounidenses intenten transportar compañías extranjeras a los tribunales de los Estados Unidos que hacen negocios en Cuba.

Las empresas estadounidenses no estarían exentas de responsabilidad potencial. Una familia cubanoamericana en Miami afirma haber poseído la tierra en la que se construyó el Aeropuerto Internacional José Martí, por lo que cualquier transportista estadounidense que use el campo aéreo podría ser demandado bajo el Título III.

Aeropuerto Internacional José Martí – EFE/Ernesto Mastrascusa

Otra familia propietaria del Puerto de Santiago podría entablar una demanda contra los cruceros estadounidenses que atracaran allí.

Adonia

Además, sería casi imposible que una empresa estadounidense supiera de antemano si una propuesta de oportunidad de negocio en Cuba podría ser objeto de un litigio de Título III.

«Esto terminará efectivamente durante décadas cualquier intento de restablecer el comercio entre los Estados Unidos y Cuba», dijo el abogado Robert Muse al diario Tampa Bay Times.

Explicando las nuevas regulaciones de comercio y viajes que anunció el presidente Trump el 16 de junio, altos funcionarios del gobierno dijeron que fueron diseñadas para «no interrumpir el negocio existente» que las compañías estadounidenses estaban haciendo en Cuba.

Si el presidente no continúa con la suspensión del Título III, las relaciones comerciales serán interrumpidas de manera mucho más severa e irreparable de lo que sería por cualquier cambio regulatorio.

No sólo eso, la decisión del Presidente Trump de no renovar Título III afectará directamente las relaciones diplomáticas con socios comerciales claves para Estados Unidos como México, Canadá, Reino Unido y muchos otros alrededor del mundo que llevan haciendo negocios en Cuba durante años.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba