¿Son las empleadas domésticas una forma de esclavitud moderna en Cuba?

¿Son las empleadas domésticas una forma de esclavitud moderna en Cuba?
© El Toque

En la misma medida que el país ha visto un crecimiento del flujo turístico, los negocios privados, las rentas y el flujo de dinero dentro de una clase económica emergente en los últimos años, el retorno de las empleadas domésticas al mercado laboral no estatal se ha visto fortalecido.

Las empleadas domésticas en Cuba fueron un fenómeno cotidiano antes de 1959.

Con el triunfo revolucionario se asumieron como herencia del pasado burgués y, por tanto, quedaron prohibidas a las alturas de la década del 70.

Sin embargo, las duras condiciones económicas de los 90 hicieron resurgir este empleo de manera alternativa, derivando además en otras complejas mediaciones como la racial y sexual.

Este empleo es ejercido mayoritariamente por el gremio femenino que en la mayoría de las veces solo van y hacen su trabajo, es decir no duermen o pernoctan donde laboran.

Empleadas Domésticas. FUENTE: IPS Agencia de Noticias

Aun cuando las estadísticas de empleados y empleadas domésticas experimentaron un notable crecimiento a partir de 2010, gracias a las facilidades para el trabajo por cuenta propia, todavía las mujeres siguen siendo mayoría en este eslabón laboral.

Ya para 2016 sumaban unas 9379 trabajadoras domésticas con licencia formal, un notable aumento si se compara con las 241 existentes en 2010.

Sin embargo, otra gran cifra se encuentra en las calles, ejerciendo como tal, sin contar con autorización y lo que es peor, sin respaldo y seguro social.

Como resultado de esta falta de control legal sobre las licencias y derechos de este tipo de empleo, la gran mayoría de personas que lo practican –mujeres sobre todo-, en muchos casos no cuentan siquiera con las condiciones mínimas necesarias.

Más bien suelen ser explotadas sin piedad, sin días de descanso y mucho menos un salario equivalente a los trabajos que verdaderamente realizan.

Si son maltratadas, si no están de acuerdo con sus honorarios o las amenazan con despedirlas ninguna de ellas tendrá algo que las respalde.

En muchos casos los contratos son solo verbales, sin la formalidad del caso, sin derechos y sin la aplicación de leyes en el trabajo que realizan.

La gran mayoría de estas trabajadoras desempeñan sus funciones en zonas de alto poder adquisitivo, en sitios capitalinos o zonas turísticas importantes, como por ejemplo Varadero.

Empleada Doméstica. FUENTE: pintrest

Los ingresos suelen ser variados según la zona y el rol que desempeñe, pudiendo incluso tener ingresos superiores al trabajador cubano promedio.

Muchas de ellas son ingenieras, o futuras graduadas universitarias, madres de familia en la mayoría de los casos, pero deben recurrir a este empleo no legalizado para sustentar a sus familias, aunque esto suponga lidiar con la burocracia, la nueva burguesía emergente en Cuba y la falta de un marco legal a su favor.

Un dato interesante es el que da la Organización Internacional del Trabajo (OIT); esta organización calcula que son unas 100 millones de personas en el mundo entero que se dedican a este oficio, cifra calculada para el año 2016.

Domésticas en Cuba. FUENTE: IPS Agencia de Noticias

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: El Toque.