¿Qué es ser un palestino en La Habana?

¿Qué es ser un palestino en La Habana?
© Mochileros TV

A los habitantes de la región oriental de Cuba no se les llama palestinos.

Quienes viven en las provincias de Santiago de Cuba, Holguín, Granma, Las Tunas y Guantánamo usan sus propios gentilicios dentro de su territorio y nada más.

Fuera de ahí la cosa cambia. Orientales o palestinos, da lo mismo para identificarlos, aunque a ratos pueda sonar despectivo.

En Cuba, mientras todo el mundo esté dentro de su territorio, poco se menciona si es oriental u occidental.

Cuando se habla de occidente es La Habana lo que interesa, quizás Matanzas, en última instancia por tener dentro a Varadero.

En estos territorios es muy frecuente que se cuelen muchos de la zona oriental y entonces es cuando se implanta poderosamente y para siempre los términos aquellos.

Pero en el mundo existen otros palestinos, los del Estado Soberano de Palestina pertenecen al llamado Próximo Oriente y su nombre proviene de la Biblia, del antiguo pueblo de los filisteos que se menciona en las sagradas escrituras.

Ellos, al igual que los cubanos orientales emigrados a la capital están fuera de sus territorios, de ahí que se asocien ambos términos.

Los palestinos de aquella parte del planeta se identifican por sus rituales religiosos, las batallas por ganar territorio; los que se llaman palestinos en Cuba tuvieron en Santiago de Cuba la primera capital nacional, pero desde que La Habana ocupó ese sitio el deseo por migrar ha estado en primer orden.

Una leyenda en Cuba reza que cuando los palestinos conocen La Habana ya nunca más la abandonan.

Los Palestinos en Cuba. FUENTE: Radio Habana Cuba

Familias completas, profesionales o no, embusteros, ladrones o policías todos quieren vivir y “luchar” en La Habana.

Desde 1997 existe un oprobioso decreto-ley, el 217, que prohíbe radicarse en la capital a personas que no nacieron en ella. Apartheid en estado puro.

Esas familias viven en tierra de nadie, en un estatus indefinido.

Para los registros burocráticos no existen. No están asentados en el Registro Civil ni en la OFICODA, organismo que implementa la libreta de racionamiento.

Les llaman palestinos por eso, porque están fuera de su tierra.

Los de aquí por elección y deseo, los de allá por el peso de una historia de ocupaciones y batallas que vienen arrastrando por cientos de años.

En cualquier municipio de La Habana, los ilegales palestinos sobreviven refugiados en la clandestinidad.

Las banderas palestinas en Cuba. FUENTE: cubaahora

Como sea. Conduciendo un bicitaxi, criando cerdos o prostituyéndose. Siempre al filo de la navaja.

Aunque los aspectos culturales, el idioma, las costumbres, son asuntos a los que tienen que ir adaptándose, lo logran hacer sin dejar a un lado su cultura y sus tradiciones del todo.

Los cierto es que bienvenidos o no, los palestinos también han puesto su granito de arena en el desarrollo de nuestra capital.

Al final al decidirse quedar en Cuba, todos los que habitan en ella serán cubanos o sentirán a Cuba como suya.

Muchas veces hacen los trabajos que los nacidos en ella no quieren realizar.

Por eso ya La Habana no es solo de los habaneros, es del villaclareño, de pinareño, del camagüeyano, y del oriental, es de todos, porque a pesar de lo que piensen muchos, si aguanta un poquito más.

Palestinos.-Héctor-con-sus-chiviricos en La Habana Cuba. FUENTE: cubanet

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: CiberCuba.




1 2 262