mambises-asan-lechon

Qué comían los mambises cubanos hace más de cien años: A buen hambre no hay pan duro!!!

Todo el mundo conoce las dificultades materiales por las que atravesaron los mambises en nuestras guerras de independencia, tanto en armas como en alimentos y otros enseres.

Sin embargo, la inteligencia natural del cubano y la perspicacia de nuestros patriotas durante las guerras de independencia permitieron a nuestras tropas sobrevivir en la manigua y vencer al enemigo en numerosos combates.

La batalla por la supervivencia y el triunfo fue grande, pero aún peor si la contienda duró nada menos que diez años y las condiciones económicas no eran favorables a nuestros antepasados combatientes. Pero es conocida la frase, que no por antigua deja de ser cierta, de que no hay nada más duro que un cubano, y si algo no nos mata, nos fortalece cada vez más.

César Salas, el desconocido patriota cubano por el que lloró el recio General Máximo Gómez

ESCASOS ABASTECIMIENTOS

Conseguir los abastecimientos adecuados era muy complicado y difícil, fundamentalmente por la carestía de carne vacuna en las zonas de combate. Por ello, nuestros soldados se veían obligados a comer almiquíes, majás o a sacrificar sus propios caballos.

Cocinar la comida también era un asunto complicado. En una ocasión los mambises de un campamento en Las Villas utilizaron cuatro campanas como ollas.

El pan, la galleta, el azúcar, el café y la sal se volvieron alimentos sumamente escasos. Cuando los panales escaseaban, obtenían la miel del fruto de la guásima, aunque lo obtenido no era lo que se puede decir abundante.

La escasez de alimentos en la manigua obligó a sustituir ingredientes y a crear recetas, aprovechando las riquezas naturales del monte y la experiencia de sus pobladores.

- Publicidad -

BUENOS SUSTITUTOS

A falta de sal emplearon ceniza de palma cana, mientras que para endulzar usaron la miel, y como café hirvieron platanillo, cáscara de boniato y hasta palmiche

Debido a la carencia de provisiones, las tropas consumían plantas silvestres. El palmito crudo era preparado en ensalada; hervido era muy gustado por todos y constituyó gran parte de su alimentación.

Hasta se llegaron a utilizar como espesantes de las sopas las semillas de mamoncillo y tamarindo; contra el agotamiento y el cansancio extremo tomaban agua caliente convertida en agua picante gracias el ají guaguao y después de beberla seguían adelante con marchas y combates.

El sabroso boniato fue una de nuestras viandas salvadoras, tal como sucedió con la papa en Europa para las tropas napoleónicas.

Se confeccionaban platos heredados de la cocina taína utilizando la yuca como componente básico; en el menú se encontraba el casabe, la naiboa, el yare y la catibía, este último amargo al paladar. De ahí surge la frase popular “deja de comer catibía” para abandonar lo malo o lo equivocado que se esté haciendo.

Los soldados cubanos fueron capaces de adaptarse a cualquier circunstancia porque “a buen hambre no hay pan duro”.

Deja Tu Opinion..

comentarios

En tiempos de antaño, cuando nadie soñaba con la energía eléctrica, La Habana se alumbraba con...

El libro británico de los records Guinness registra en sus innumerables páginas varias entradas dedicadas a...

En el momento en que el torrente de refugiados del Mariel inundaba la Florida, agentes del...

DERECHOS RESERVADOS TODOCUBA.ORG - 2016 TERMINOS | POLITICA