Miguel Ojeda: el brillante y humilde músico cubano nacido para la cultura campesina

Miguel Ojeda: el brillante y humilde músico cubano nacido para la cultura campesina

Palmas y Cañas,  emblemático programa de música campesina que aún perdura en la programación habitual de la Televisión Cubana, tenía en su plantilla un rostro familiar, casi anónimo , que surgía cuando el televidente acudía al grito de: “¡Ramón, el guateque!”. Me refiero a la imprescindible presencia de Miguel Ojeda.

El de la “cara de bueno”, como muchos lo llamaban fue un brillante y humilde músico popular que amó mucho a Cuba y dedicó su vida a fomentar la cultura campesina. Tan sencillo se veía, laúd en mano , que pocos lo creyeron capaz de dirigir la orquesta de cien guitarras que llenó el aire de la Plaza de la Catedral con un perfecto desempeñar de las cuerdas , en la inauguración del Primer Congreso Arquitectura , celebrado en La Habana en 1960 .

Más de cien canciones  y décimas se recogen de la autoría de este compositor y poeta. Nacido en Cárdenas; recorrió el mundo con artística fe según expresara en una décima, acompañando al Trío Los Panchos y a Pedro Vargas en múltiples ocasiones.

Amante de la familia y de la vida , trató estos temas queridos y entrañables en sus composiciones y fueron sus fuentes de inspiración. Desarrolló la mayor parte de su arte en el programa Palmas y Cañas y allí desempeñó una inmensa labor intentando fomentar el amor por la música campesina.

El de la “cara de bueno”, como muchos lo llamaban fue un brillante y humilde músico popular que amó mucho a Cuba y dedicó su vida a fomentar la cultura campesina.  -verbicalra.com

Esa música nacida en los campos de Cuba, desde San Antonio a Masí, con sabor a guarapo , aguardiente y miel  no debía morir en Cuba y se guardó celosamente para que las generaciones futuras pudieran conocer esta parte del acervo cultural de la nación. Ojeda, junto a  Coralia , Ramón Veloz , así como  el grupo de Palmas y Cañas, lograron su cometido.

Por: Alejandra Angulo Alonso

Escrito por: Redacción - NFZ.




1 2 261