Las fotos antiguas que resisten la ola de modernidad en La Habana

Las fotos antiguas que resisten la ola de modernidad en La Habana
© Flickr

No cabe duda que el hecho de tomarse fotografías en lugares antiguos o de relevancia histórica es uno de los principales atractivos del turismo natural y foráneo. Muchos son los lugares Cuba que han despuntado como escenarios naturales para fotos de época, pero sin dudas el casco histórico de la capital, ubicado en la Habana Vieja ha ganado millones de fotografías en el mundo entero por el ambiente bien conservado que refleja y la calidad de sus escenas, pero estas fotos se quedan sin comparación si son tomadas a través del lente de una cámara de cajón con más de 100 años de antigüedad.

Si bien a lo largo de los años este tipo de foto ha logrado mantenerse y seguir capturando recuerdos de cuantos pasean por el Parque Central de la capital cubana, sería injusto no atribuirle el mérito al trabajo de dos celebridades de la fotografía de cajón que constituyen hoy figuras icónica y únicas para este tipo de imagen en la isla.

José y Yomar Del Toro son además de hermanos, las únicas dos personas que hacen del cajón una obra de arte, residen en el municipio de Arroyo Naranjo, en las afueras de la ciudad pero sin embargo, controversialmente, laboran cada día en una de las zonas más céntricas y edificadas de la ciudad.

Jose y Yomar el toro en Cuba. FUENTE: cubahora

José, tiene ya 54 años y desde 1980 busca sustento a través de la fotografía, su pasión comenzó cuando se benefició con una cámara Eastman Kodak Speed Graphic, heredada de su abuelo y cuya fabricación data del año fabricada en 1912, de esta manera labora sobreponiéndose a la escasez de papel y productos químicos que intervienen en el revelado.

A pesar de los escasez del papel, el revelador y fijador, y además el auge de la fotografía digital, estos hermanos no ven fin a este arte por el atractivo que significa obtener una captura con este “artefacto´´y además la calidad con que aún esta cámara hace las imágenes.

El otro hermano, Yomar reúne solo 40 años y labora en la otra esquina del Parque Central, con la ayuda de otra cámara Kodak producto también de la herencia familiar, pues su padre encontró también en la fotografía ambulante un oficio para apasionarse.

Yomar del toro en cuba con su oficio en la toma de fotografías. FUENTE:

Cundo nos acercamos a preguntarle que descubría en este oficio, se encontraba a punto de fotografiar a una pareja de enamorados que en pleno siglo XXI se olvidaron de los filtros y los pixeles para tomarse una foto a la antigua, el fotógrafo con todo y orgullo no dudo en hacer gala del encanto del aparato y afirmó: “Esto tiene su encanto”.

La zona donde se encuentran hoy estos dos fotógrafos fue el epicentro por muchos años en el que proliferó la práctica de la fotografía ambulante pues a lo largo de los años ha significado una excelente experiencia fotografiarse en las cercanías del fabuloso capitolio habanero o de la estatua de José Martí, Apóstol de Cuba.

Las razones por la que muchos se inclinaban dejar plasmada esta aventura es la inmediatez con la que esta lista la fotografía, cuya toma se basa en el mismo principio de funcionamiento de la cámara oscura por lo que se necesita de abundante iluminación, de esta manera los que van a ser fotografiados deben colocarse en un lugar expuesto a la luz del sol.

Los fotografos del capitolio Jose y Yomar del Toro en Cuba. FUENTE: elfogonerovenegas.blogspot.com

La foto pasa por un proceso de revelado casi automático que tiene lugar dentro de la propia caja, este tipo de fotos no requiere de rollos solo utiliza papel fotográfico que es convertido rápidamente en un negativo y a través de la acción química permite obtener una imagen real.

Todo este proceso tiene lugar en aproximadamente dos minutos, tiempo después del cual ya la foto estará en manos del cliente que también tiene la posibilidad de dejar plasmado el nombre de la ciudad o del sitio donde fue realizada la toma, para ello no se utiliza ningún software de manipulación de fotografías sino que se colocan sobre el papel antes de ser revelado las letras que posteriormente van a dejar su rastro, es un proceso artesanal por así decirlo.

De esta manera el trabajo de los hermanos Del Toro, sigue en la preferencia de todos cuantos tienen el placer de posar para el lente y sigue imponiéndose en esta era digital que lo hace todo tan fácil pero que pierde a su vez el significado histórico y fundacional de la fotografía.

A los hermanos Toro hay que conocerlos y llevarse un hermoso recuerdo con una foto de una camera nada moderna.

fotografo-capitolio-con Jose y Yomar del Toro en Cuba. FUENTE: cubahora

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: CubaConecta.