Las Columnas de Hércules de Cuba que todos ven en La Habana e ignoran su historia

Las Columnas de Hércules de Cuba que todos ven en La Habana e ignoran su historia

Justo donde antaño nacía el Paseo de Carlos III en La Habana se alzan dos elegantes columnas de piedra de cantería. Frente a ellas pasan a diario miles de personas que ignoran su historia y el sentido que un día tuvieron. Son las Columnas de Hércules que hizo levantar el capitán general Miguel Tacón y Rosique como parte de su plan de obras públicas destinado a convertir a La Habana en la ciudad más elegante de América.

Tacón, orgulloso a más no poder, llevaba una competencia poco disimulada con el intendente de Hacienda, Claudio Martínez de Pinillos, Conde de Villanueva, en eso de dotar a la capital de la Isla de monumentos dignos de recordar. Por esa razón, cuando el conde regaló a los habitantes de la ciudad la fastuosa Fuente de la India, el capitán general se picó tanto que decidió mandar a construir una obra que recordara a todos el poder de la monarquía española por los siglos de los siglos.

Así mandó a erigir las Columnas de Hércules a la entrada del Paseo de Carlos III que conducía hasta el Castillo del Príncipe, uno de los preferidos por la aristocracia habanera para pasear en volantas. En ellas mandó a grabar la leyenda, “Hasta aquí llega España”, un recordatorio claro para los criollos de quién era el que mandaba en la isla de Cuba. En el centro de las columnas mandó a colocar una estatua del rey Carlos III.

Sin embargo, al final la historia daría la victoria al Conde de Villanueva en el peculiar duelo de obras públicas sostenido con el capitán general Miguel Tacón. Mientras la Fuente de la India perdura como uno de los símbolos inconfundibles de La Habana; las Columnas de Hércules aunque siguen en pie han sido olvidadas por los cubanos y hoy se cuentan con los dedos de las manos los que pueden explicar su presencia en el centro de la ciudad.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba