Las Brujas, el curioso negocio que emprendieron unas cuentapropistas cubanas con deseos de sacar su linea de jabones artesanales

Las Brujas, el curioso negocio que emprendieron unas cuentapropistas cubanas con deseos de sacar su linea de jabones artesanales

La artesana cubana Sandra Aldama es especialista en la elaboración de jabones con propiedades astringentes, hidratantes, tonificantes y exfoliantes… y dueña de una tienda en La Habana Vieja llamada Brujas.

Los elabora cuando funde el jabón de Marsella, que contiene sosa cáustica, e ingredientes muy importantes debido a sus propiedades hidratantes y nutritivas para la piel. Además utiliza aceite de oliva, un producto muy caro en el mercado cubano. Los enriquece con sustancias naturales y no utiliza ni colorantes, ni preservantes, ni ningún otro producto químico.

Sus jabones vienen en un formato pequeño y con un precio excelente

Jabones para diversos propósitos, por ejemplo, exfoliantes, medicinales, cicatrizantes e hidratantes, han resultado de sus experimentos. Su laboratorio es en la cocina de su casa, donde con el paso el tiempo ha logrado creas sus propios mecanismos para alcanzar un producto de mayor calidad; y ahora que ha alcanzado un reconocimiento público se ha propuesto seguir estudiando y experimentando para encontrar nuevas plantas con propiedades naturales.

Cuenta que a pesar de todos los inconvenientes y burocratismo para obtener su licencia, su fuerza de voluntad y deseos de abrir su negocio fueron los que la ayudaron a seguir adelante. Ahora le permiten rentar un espacio y contratar mano de obra para el trabajo.

Tiene una pequeña tienda en calle Línea e/ E y F. Edificio IRELUC N°470

Con el paso del tiempo se ha desarrollado toda una industria entorno al negocio. Hay personas que que confeccionan empaques de papel de una calidad y belleza formidables; hay quienes se dedican a hacer sueltos promocionales o a personalizar los más diversos objetos. Se ha ido creando una red que ofrece gran variedad de servicios a la población.

Jabones para diversos propósitos han resultado de sus experimentos

Sandra Aldama cuenta que ella siempre quiso tener una tienda de jabones y lo logró. Tiene fe, en que como mismo se aprobó una licencia de elaborador-vendedor de jabones, dentro de un tiempo permitan elaborar otros productos. Tiene el sueño de crear una línea de productos cosméticos que incluya además de los jabones, cremas y tónicos para la piel. Sueña, pero sueña alto…

Con el paso del tiempo se ha desarrollado toda una industria entorno al negocio

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba