La historia de Fidel Lopez, un cubano de Miami que fue acusado por un crimen horrendo y ahora se enfrenta a la pena de muerte

La historia de Fidel Lopez, un cubano de Miami que fue acusado por un crimen horrendo y ahora se enfrenta a la pena de muerte

Fidel Lopez es un joven cubano de 26 años que vivía en Opa-locka con su novia. En 2015, estuvo en todos los noticieros del país por el horrible crimen que cometió.

Un crimen tan horrendo, que recientemente se ha declarado culpable con el fin de tratar de escaparse de la pena de muerte en el estado de Florida.

Se declaró culpable de homicidio y cargos sexuales a cambio de una sentencia de cadena perpetua el jueves en la Corte del Condado de Broward, en Florida.

Él brutalmente asesinó y abusó a su novia Maria Nemeth de 31 años de edad, en su apartamento de Florida en 2015 después de en un momento de furia cuando ella llamó el nombre de su ex pareja durante un encuentro sexual mientras estaban borrachos.

López se declaró culpable de los cargos el mes pasado con la esperanza de obtener una condena de 50 años de cárcel, pero los fiscales rechazaron la oferta, informó NBC Miami.

El jueves se decidieron por la cadena perpetua. No será sentenciado oficialmente hasta el 3 de agosto.

López había llamado a la policía a su apartamento en la noche del 20 de septiembre de 2015 alegando que su novia estaba teniendo problemas para respirar.

Inicialmente dijo a los investigadores que la pareja había estado teniendo sexo rudo cuando Nemeth entró en el baño, vomitó y se desmayó.

Los oficiales que respondieron al apartamento dijeron que encontraron a López llorando en el baño junto al cuerpo de Nemeth, que había sido destripado.

Dijeron que notaron una gran cantidad de sangre en el piso dentro de un armario, más sangre salpicada en el baño y daños en las paredes y puertas.

Los vecinos del edificio de apartamentos dicen que recuerdan a Fidel Lopez como un joven con graves problemas. “No sabía cómo comportarse”, dijo Ismary Suárez del joven que durante tres meses vivió en la unidad número 6 con una mujer y dos niños pequeños antes de ser desalojado después de un arresto en mayo de 2014 por intoxicación desordenada.

Suárez, de 33 años, dijo que López parecía con problemas. No era una persona quien seguía las reglas, estacionándose donde le quería y con música alta a horas de la noche. “Él no hizo amigos con nadie”. Sin embargo, Suárez dijo que se sorprendió al ver el retrato de su ex vecino en televisión al conocer de las acusaciones.

Según la policía, Fidel López confesó que se convirtió en un “monstruo” y atacó a su novia, María Nemeth, durante un momento de rabia en el apartamento que compartían.

López le dijo a la policía que habían estado teniendo sexo y bebiendo tequila. Le dijo a la policía que cuando Nemeth mencionó el nombre de su ex, se lanzó a un asalto cruel rasgando partes de sus cuerpo con sus propias manos mientras ella estaba inconsciente, según un informe de arresto.

Los detalles horrendos de las acusaciones han sorprendido a algunos que conocían a López cuando era más joven, Su familia decidió venir de Cuba cuando era un adolescente.

“No quiero creer que esa fealdad sea posible”, dijo Mirta Rodríguez, de 67 años, quien dijo que López, su hermano gemelo Jorge y sus padres vivían en un apartamento Hialeah encima de ella hace unos tres años.

Fidel Lopez fue amable, extrovertido, servicial y ambicioso, dijo Rodríguez. Él tenía un trabajo, tomó cursos académicos, y se ofreció regularmente para ayudar a su marido, que usa una silla de ruedas.

En Fort Myers, Ivette Coello, que se identificó como la tía de López, dijo que nunca vio señales de que su sobrino pudiera ser violento. “Él no es así”, dijo. Es un muchacho muy tranquilo, no sé qué pasó.

López y Nemeth se habían mudado al apartamento juntos una semana antes del asesinato. Ella era la gerente de alquiler en el complejo de apartamentos, Colonnade Residences, dijo su vecino Angel Williams, de 19 años.

Williams describió a Nemeth como “una persona dulce” y dijo que ella y otros vecinos estaban horrorizados y especialmente tristes por los familiares de Maria Nemeth.

“Lo sentimos aquí en la comunidad”, dijo. “Algunos de nosotros hemos estado yendo a la oficina para ofrecer nuestras condolencias – ella fue alguien que estuvo mucho tiempo con nosotros.”

María era de Perú, emigró a Estados Unidos cuando era una adolescente, rápidamente aprendió inglés, y trabajó en oficinas minoristas y médicas antes de tomar el trabajo en Colonnade.

Un histérico López llamó al 911 desde el apartamento de la pareja a las 3:39 de la mañana del domingo.

-No está respirando -le dijo al oficial en el telefono-. “Ella va a morir. Vamos, alguien, ayúdala.”

Al llegar al apartamento, en el 1600 de N.W. 128th Drive, la policía dijo que encontraron el vidrio de una puerta de corredera de vidrio quebrada, agujeros perforados en las paredes y una botella de 1800 Tequila.

López estaba “llorando pidiendo ayuda junto al cuerpo de María Nemeth”, dijo el informe de arresto. Los detectives pensaron inicialmente que Nemeth había intentado realizar un aborto antes de rápidamente darse cuenta del crimen espeluznante.

El fiscal Shari Tate dijo a la corte durante sus audiencias que además de sacar los intestinos de Nemeth, López también molestó a la víctima poniendo una plancha de pelo y botellas de cerveza en sus partes privadas. Maria Nemeth fue declarada muerta en la escena menos de 30 minutos después de la llamada inicial de López a la policía.

López había llevado su cuerpo desnudo al baño donde trató de revivirla salpicando agua en su rostro, pero la mujer no se despertó. Luego se lavó la sangre de sus manos y salió afuera de su apartamento para fumar un cigarrillo.

Cuando López volvió al interior para tratar de limpiar la escena del crimen, se dio cuenta de que ya no respiraba y entonces fue cuando llamó al 911.

Durante el interrogatorio de López, inicialmente le dijo a la policía que estaban teniendo sexo rudo en el armario y ella le había instado a usar las botellas como juguetes sexuales. Pero más tarde admitió que se convirtió en un “monstruo” cuando Nemeth dijo dos veces el nombre de su ex marido durante el acto.

“Cambió mi nombre”, le dijo a los detectives.

Me llamó el nombre del otro tipo, y lo dijo dos veces y se equivocó y me confundió con él.

Durante su primera aparición en el tribunal de Broward, López escuchó la acusación en su contra: homicidio, o asesinato intencional. “Estaba borracho, embriagado”, dijo López en español. “Mi mente no es así …”

Fidel Lopez será sentenciado oficialmente el 3 de agosto.

Escrito por: .




1 2 257