Funcionarios de Acopio sancionados en Cuba de 10 a 18 años de cárcel por ladrones e incendiarios

Funcionarios de Acopio sancionados en Cuba de 10 a 18 años de cárcel por ladrones e incendiarios

Varios funcionarios pertenecientes a la Empresa Provincial de Acopio de Sancti, fueron señalados por malversar fondos de esa entidad. El Tribunal Supremo Popular, ratificó las penas solicitadas por la Sala Primera de lo Penal que oscilan entre los 10 y 18 años de prisión.

Todo fue planeado tal como el asalto a un banco; aunque algo lo distingue: el desfalco ya estaba realizado en la Empresa Provincial de Acopio (EPA) de Sancti Spíritus.

Carlos Rodríguez Rodríguez ya sabía de memoria el croquis del lugar exacto donde estaba la oficina de auditores y también el dinero que recibiría por quemar el lugar esa madrugada del 17 de junio del 2016.

Quemar los papeles y desaparecer el delito

Rodríguez burló la seguridad de la empresa, ubicada en Chambelón. Caminó sobre el sigilo de un puma, hasta que casi tropieza con una persiana y no le tocó de otra que arrancarle dos tablillas. Dentro permanecen las pruebas que lo incriminan al defalco. Logró quemar la oficina y escapar por una ventana.

El ruido alerta a uno de los que vigilan el lugar. Carlos logra saltar la cerca perimetral y no para de correr hasta el Moskvitch, lugar donde aguardan por él Jorge Luis Maya Rodríguez, entonces administrador del Mercado Agropecuario Estatal (MAE) No. 13, de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Comercializadora Sancti Spíritus, y su padre, Jorge Luis Maya Soler.

Al director de la entidad, Clemente Hernández Rojas, le dio mala espina la quema de los papeles ya que justamente ese día se discutiría los resultados de una auditoria promovida por la entidad, en la UEB Comercializadora del municipio capitalino, y al parecer, más de un administrador de mercados agropecuarios estatales parecía tener rabo de paja.

El funcionario cuyas funciones dentro de la empresa no llevaban ni un año, sabia desde que entró en el 2015 que estaba sentado sobre un volcán a punto de estallar y que Acopio tenia una economía desordenada.

Para evitar que se repitieran hechos ocurridos anteriormente en la entidad, esta vez la dirección de la EPA y su auditora le sacaron copias a cuanto papel había, y los ocultaron como si se tratara del secreto mejor guardado del mundo.

Con estos indicios, el director no confiaba en nadie y solicitó a la Delegación Provincial de la Agricultura y a la Controlaría Provincial que se llevara a cabo una auditoria, pero a esa altura del año era poco probable que ocurriera ya que no había auditores disponibles.

No le quedó otra opción que confiar en la competencia de sus especialistas, quienes apuntaron la mirada hacia las cuentas por cobrar y pagar; a la postre, salieron a la luz dos hechos en el Mercado Agropecuario No. 4, de la UEB Jatibonico.

Destruir las pruebas como en las películas

Los presuntos responsables se comunicaba por llamadas o personalmente y la mayoría de ellos acudió en la tarde-noche del 16 de junio del 2016 a Jobo Gordo, Colón, a la vivienda de Isleydi Pérez Herrera, técnica en Gestión Económica de la UEB Comercializadora Sancti Spíritus.

En el grupo confabulador, se encontraba Jorge Luis Maya Rodríguez, administrador del MAE 13 por esa fecha, quien, aprovechándose de sus funciones y cargo, se adueñó de productos y subproductos de carne de cerdo, recibidos de la EPP, correspondientes a 20 facturas por el valor total de 612 367.97 pesos a precio de venta, en la primera mitad del 2016, según consta en la sentencia de la causa penal.

Tres facturas de igual mercancía fueron imputadas a Elvis Lazo Cruz, al frente del MAE No. 29 y sumaron 60 551.34 pesos, y cinco atribuidas a Rediel Lorenzo Ramírez, administrador del MAE No. 2 y no presente en Jobo Gordo, totalizaron 129 849.76 pesos.

Sin embargo, a aquella malversación pertenecían más: Isleydi Pérez Herrera e Isbelkys Betancourt Bernal, directora contable financiera de la EPA, ejes básicos para la ejecución del desfalco a la UEB Comercializadora, a través de enrevesados procederes.

Corrupción colosal en Acopio

Lo que evidencia de tal corrupción es que no existen controles ni inventarios, hay falta de supervisión y la selección de los ocupantes en los cargos se hacen si el menor estudio. Cuando los administradores “explotan” en una unidad, sencillamente los ubican en otra.

Al final los funcionarios corruptos implicados en la Causa No. 174/2016 fueron condenados  por los jueces de la Sala Primera de lo Penal, del Tribunal Provincial Popular de Sancti Spíritus tras probárseles el enorme desfalco a la empresa:

Jorge Luis Maya Rodríguez recibió una pena conjunta a cumplir de 18 años de privación de libertad por los delitos de malversación y de estragos.

Por los mismos delitos a Elvis Lazo se le condenó a de 10 años de privación de libertad; en tanto, Rediel Lorenzo fue penado a nueve años de privación de libertad por malversación.

Isleydi Pérez e Isbelkys Betancourt cumplirán una pena conjunta y única de 18 años de privación de libertad cada una por malversar las arcas estatales y por el delito de estragos.

Por haber falsificado documentos bancarios y de comercio con el fin de cometer una malversación y de haber ocultado u omitido datos, Ivanys Prieto Díaz permanecerá 10 años en la cárcel, al valorarse una condena única.

También se encontró culpables a Carlos Rodríguez y a Jorge Luis Maya Soler, quienes estarán encarcelados durante cuatro años cada uno bajo el delito de estragos, asociado con el incendio, causante de significativos daños a la sede administrativa de la EPA, además de haber puesto la vida en peligro de dos vigilantes de la sede.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba