Este es el caso más extremo de la enfermedad de Hirschsprung jamás registrado

Este es el caso más extremo de la enfermedad de Hirschsprung jamás registrado

A sus 22 años, Zhou Hai tuvo que ir al hospital porque no podía aguantar más. Había sufrido una vida de estreñimiento realmente insoportable, y en los últimos tiempos su imagen física había cambiado hasta generarle una barriga similar a la de un embarazo. Su caso resultó ser tan insólito como la enfermedad que padecía: Hirschsprung.

Cuando Hai finalmente llegó al Tenth People Hospital de Shaghai (China), los doctores no perdieron tiempo y lo llevaron rápidamente a la sala de emergencias, ya que este desafortunado joven apenas y podía mantenerse en pie debido a los dolores que sufría en su vientre, lo que ocasionó que debiera ser sometido a una operación de tres horas por parte del doctor Yin Lu, y sin duda pasó a los anales de la hostoria médica.

Desde un primer momento los doctores tuvieron en claro que Hai debía pasar por el quirófano, ya que su colon había alcanzado tales dimensiones que daba la impresión de estar ante una persona con nueve meses de embarazos. Al final de la operación se habían roto varias cifras récord y conseguido un hecho insólito.

Luego de las tres horas de cirugía, lograron extraer de los intestinos del joven 13 kilogramos de heces acumuladas (y para darse una idea de la magnitud del asunto, una caca humana en promedio pesa unos 100 gramos), y toda esta materia fecal ocupaba un largo de 76 centímetros en lo que ahora era un megacolon.

Todo el proceso quirúrgico fue un gran éxito para Hai, pero se abrió una gran interrogante para la medicina, ya que el chico padecía de una extraña condición congénita conocida como Hirschsprung, y que normalmente se detecta en bebés.

La enfermedad de Hirschsprung

Las estadísticas relacionadas con esta rarísima afección congénita dicen que uno de cada 5 mil bebés nace con la enfermedad de Hirschsprung, pero lo que resulta inusual, en el caso de Hai, es que recibió este diagnóstico a sus 22 años, ya que la mayoría de los casos son diagnosticados poco después de que ocurre el nacimiento, aunque en raras ocasiones, algunas personas son diagnosticadas hasta que ya han entrado bien en la vida adulta.

La primera referencia histórica que existe de un posible caso de la enfermedad de Hirschsprung data de 1691 en Europa, cuando un anatomista holandés, Fredericus Ruysch, se topó con un caso de una joven que padecía de dolor abdominal intenso y poseía un colon fuera de lo común, y lo describió.

Luego de este caso, se sumaron otros muy parecidos, y todos han formado parte de la literatura médica, ya que cada uno de estos resultaban ser casos de niños con síntomas similares, no obstante, no fue sino hasta 1888 que la medicina le dio un nombre a esta enfermedad: el investigador Harald Hirschsprung presentó un trabajo completo sobre dos bebés que habían muerto con dos puntos de inflamación, y este médico le dio su nombre a la dolencia.

El trabajo del doctor Hirschsprung allanó el camino para que otros médicos pudiesen describir casos similares, pero no fue sino hasta el siglo XX que todas las causas de esta enfermedad se volvieran mucho más claras y, de hecho, no fue sino hasta 1948 cuando ocurrió uno de los más grandes avances para la comprensión de Hirschsprung, cuando dos médicos estadounidenses lograron descubrir una ausencia de células nerviosas en el intestino grueso de los niños que padecían de esta afección.

En la actualidad, se sabe que esta enfermedad ocurre a veces dentro de las familias, y que podría producirse debido a mutaciones genéticas, pero las causas definitivas de esta enfermedad continúan siendo objeto de estudio, ya que se estima que hay más de un gen involucrado en el desarrollo de la misma.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba