“Escombros”, el ofensivo término con que los guías turísticos de Cuba discriminan a los turistas cubanos

“Escombros”, el ofensivo término con que los guías turísticos de Cuba discriminan a los turistas cubanos

Es triste como en la isla los cubanos se denigran unos a otros. La experiencia contada por una periodista del diario oficialista Juventud Rebelde evidencia lo dicho: Para los que trabajan como guias acostumbrados a las jugosas propinas de los turistas, dirigir una excursión de cubanos es como conducir un camión de “escombros”.

Son las seis de la mañana con un aire puro. Todo lo expuesto anteriormente son expectativas. Por vez primera y gracias a la invitación de unos amigos, nuestra familia va a un hotel por dos noches. El destino es el Meliá Jardines del Rey, ubicado en la cayería norte de la provincia de Ciego de Ávila.

Al llegar el chofer del ómnibus, el guía informa que no asistirá, ya que no hay mucho que contar en el trayecto. El chofer expresa que no sabe la ruta para llegar al destino. Al reservar el bus en el Buró de Turismo hubo que cancelar todos los asientos vacios, porque de lo contrario no salía el ómnibus y también por el servicio de guía, algo con que no contaríamos.

Viaje de “Escombros”

Ante nuestra inconformidad, el chofer quien intentaba contrarrestar el primer impase del viaje, finalmente explicó: “Para los guías turísticos, los cubanos son un viaje de escombros”. Todos nos quedamos perplejos, no entendíamos: “Porque no dan propinas ni nada y a veces se ponen malcriados”, acotó, cuando reconoció que no comprendíamos bien lo primero que había dicho.

El termino humillante y degradante que estigma a los cubanos, me hizo reflexionar en el sentido de que muchos perdemos las oportunidades de ser mejores ciudadanos.

Nadie exige privilegios por ser nativo, pero los servicios son siempre a los clientes, vengan de donde vengan.

Ya en el hotel hubo los pormenores también, pues nos colocaron en un bloque que no estaba listo y que fue acondicionado ante la llegada de casi 2000 turistas.

Los cubanos se hacían notar, y el trato hacia los que se veían mas foráneos eran diferentes tanto en la barra como en el restaurant bufé. Incluso, oí a una joven nativa protestarle al cantinero por lo tardío de atenderla, mientras él se esmeraba en atender a los extranjeros que llegaban después de ella: “se ve que yo no tengo los ojos azules”, le increpó la muchacha.

Espero que algo día en esos lugares atiendan al público sin distinción.

Ser cubano no sirve en Cuba ni aunque se pague en divisas

Para colmo, en la recepción donde le brindan a los clientes, en los televisores de pantalla plana se ponía un video promocional con el humorista Omar Franco (conocido como Ruperto), quien en todo momento se sorprendía ante cada oferta, y supongo que los nativos no entendían nada sobre aquel hombre que disfrutaba de los beneficios hoteleros con una bolchevique, vestido con ropa inadecuada y espejuelos.

Todo apunta a la profesionalidad del personal, que en algunos momentos se esmera para complacer al público extranjero, y descuida el trato armonioso y cálido con el coterráneo.

No se cuando mi familia tendrá de nuevo la oportunidad de regresar a un lugar de esta categoría, invitada por alguien con posibilidad económica, y en el mejor de los casos, con nuestros propios recursos.

Lo cierto es que, después de esta triste experiencia, es lamentable que nos traten en nuestro país como “bichos raros” o peor aún “escombros”, aunque nos aseguren que son excepciones, que existen lugares donde le brindan buen trato al turista nativo.

Como es posible que nos lastimemos unos a otros, amenazando nuestra autoestima, esa que hemos defendido contra tantos demonios, incluyendo los de las subestimaciones de algún arrogante extranjero.

A los cubanos, que a lo largo de nuestra historia hemos luchado por la igualdad, no nos importa para nada ser mejores que nadie. Pero tampoco por ello renunciaremos a nuestra ideología de igualdad. Eso debería ser lección entre quienes dirigen el destino de una industria que, como impulsora económica, no sólo fue constituida para obtener dinero, pues también se espera que sea reflejo de la altura moral y social de Cuba.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba