El Biky, cuando restaurante privado se convierte en una clara muestra de éxito en una Cuba

El Biky, cuando restaurante privado se convierte en una clara muestra de éxito en una Cuba

El Biky, un restaurante privado de lujo en la intersección de las calles San Lázaro e Infanta, a las puertas mismas del Vedado, habla de lo mucho que pueden hacer las formas no estatales de propiedad por rescatar de sus ruinas los servicios gastronómicos que permanecen en manos del Estado cubano.

Con gran aceptación entre cubanos y extranjeros, El Biky combina elegancia, buen servicio, calidad y confort, cuatro requisitos indispensables para triunfar en el competitivo mundo de la gastronomía.

Administrado por una cooperativa no agropecuaria, el inmueble fue rescatado tras haber permanecido cerrado más de una década. Antes la empresa estatal que lo gestionaba había hecho varios experimentos con él (incluyendo un restaurante vegetariano) que habían fracasado todos estrepitosamente.

En el nuevo Biky se puede disfrutar desde un desayuno hasta una cena íntima en la noche. Gran parte de los clientes acuden al lugar también por su excelente dulcería, pero terminan en el restaurante, la cafetería o el bar. Ventajas de un local excelentemente situado y polifacético.

Situado en un edificio de dos plantas, El Biky destina su primer nivel a los clientes más “informales”, aquellos que buscan alimentos ligeros o disfrutar de un trago en compañía de los amigos; mientras reserva el piso superior como un espacio más íntimo para cenar en una ambiente agradable, tranquilo y acogedor.

Sin embargo, ambas cartas tienen algo en común. Los platos se preparan con componentes orgánicos por chefs expertos que no sólo logran exquisitos sabores, sino también originalidad y elegancia en cada plato.

Por si esto fuera poco, El Biky cuenta también con una terraza al aire libre en la que se puede disfrutar de un refrigerio o degustar un Habano en área para fumadores mientras se espera o se reposa la cena.

Su pastelería es de la mejor de la Isla. Tanto que en sí misma se ha constituido en un negocio y el restaurante ha lanzado una línea de tartas propias, originales y exclusivas.

Sin dudas, uno de los emprendimientos más exitosos surgidos en la Cuba de la reforma, que ha dado, además, empleos bien remunerados a dos centenares de personas.

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba