Descubriendo a Oyá, el orisha que reina sobre los cementerios

Descubriendo a Oyá, el orisha que reina sobre los cementerios

Oyá es la señora de la centella, de los arcoíris, de los remolinos y de los muertos. Ella reina sobre los cementerios y sus vientos les ayudan a sostener la vida luego de que las aguas de Yemayá y Oshún le han dado propósito y significado a la existencia humana.

Muy relacionada con Ikú, la divinidad de la muerte, Oyá trae los temporales y los vientos de los ciclones, pues su carácter es explosivo y violento.

Este orisha que habita en las puertas de los cementerios para ver pasar a todos los muertos está simbolizado en la centella y acude al llamado de sus fieles cuando estos agitan las vainas de un flamboyán. Sus banderas, paños y zayas son una mezcla de todos los colores con la excepción del negro.

Su nombre proviene del gran río Níger en África que en sus primeros tiempos fue conocido como Oyá. Ella es una de las divinidades conocidas como “muerteras” junto a sus hermanas Yewá y Obbá y madre de nueve de los eggúns sobre los que ejerce un poder especial.

Violenta e impetuosa, Oyá gustaba de ir a la guerra junto a Oggún y Shangó y acompañó a este último cuando dejó Oyó.

Cuando Oyá baila, aleja las malas influencias del aire con el meneo de su iruke que es rápido y frenético. En ocasiones lleva una tea encendida en su mano derecha con la que describe frenéticos círculos.

Como Oyá es una diosa guerrera, tan fiera como Shangó y Oggún su símbolo es la lanza, aunque también se le representa como un rayo o descarga eléctrica, pues es señora de la centella.

Los esclavos africanos que no podía ejercer en libertad su culto en las tierras de América la sincretizaron en la Virgen de la Candelaria o en Santa Teresa de Jesús.

Escrito por: Redacción.