Cuentapropistas cubanos dicen que son los más afectados por la nueva política de Trump hacia Cuba, no el gobierno

Cuentapropistas cubanos dicen que son los más afectados por la nueva política de Trump hacia Cuba, no el gobierno

La nueva política de Trump hacia Cuba con el objetivo de ayudar a empresarios y negocios privados cubanos no ha entrado en vigor aún, sin embargo desde que el Presidente Trump anunció en Miami que se impondrían nuevas restricciones a estadounidenses que viajen a Cuba, la nueva política ya está teniendo el efecto contrario.

En toda La Habana, cuentapropistas locales se refieren al día en que el Presidente Trump dio a conocer su nueva política hacia el país simplemente como el «16 de junio».

Es fácil ver por qué la fecha está grabada en sus mentes. Pequeñas empresas privadas propiedad de empresarios cubanos que van desde servicios de taxi a casas particulares ya han visto un alarmante número de cancelaciones de viajeros estadounidenses desde que la Casa Blanca anunció que restringiría los viajes y los lazos comerciales entre los dos países.

Temen que la política de Trump, que aún no ha entrado en vigor, tendrá un impacto devastador en sus vidas, a pesar de que el esfuerzo de Trump fue declarado como una forma de ayudar al pueblo cubano en el creciente sector privado del país.

En cambio, los empresarios cubanos temen que sean los más afectados por la política de Trump.

«La gente tiene miedo de ver lo que va a suceder. Ya tenemos muchas cancelaciones. Tres grandes grupos «, dijo Julio Álvarez, dueño de una empresa familiar que renueva coches clásicos estadounidenses y ofrece paseos a turistas en la isla, según un traductor en su taller de restauración en La Habana.

«En los últimos dos años, hemos tenido mucho negocio por parte de viajeros estadounidenses. El impacto es enorme para mí. Tengo que pagar por estas piezas en dólares americanos. Si tengo menos ingresos … no tendré suficiente dinero.

El mes pasado, Trump retrocedió algunas de las políticas de apertura del ex presidente Obama con la isla al prohibir a los estadounidenses hacer negocios con entidades vinculadas al ejército cubano y prohibir viajes individuales de «persona a persona».

Junio 16, 2017 -AFP.com

Trump dijo que la iniciativa privaría al gobierno cubano de dólares estadounidenses mientras ayudaba a pequeños negocios privados a prosperar en la isla. Pero lo contrario ya está ocurriendo.

Area de vendedores por cuenta propia en La Habana

Castro abrió el sector privado en 2011 para permitir que más cubanos se conviertan en «cuentapropistas», o por cuenta propia. Más de medio millón de cubanos tenían una licencia para trabajar en el sector privado en 2016.

Y el sector privado de la isla, que depende en gran medida del turismo y los viajes individualizados, ha estado prosperando en los últimos años, sin duda como resultado del descongelamiento de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.

Los viajes educativos de persona a persona han sido una de las maneras más populares para viajeros estadounidenses de visitar la isla después del acercamiento de Obama con Cuba, ya que el turismo estadounidense aún está prohibido.

El sector privado de Cuba se ha beneficiado de este método de viaje, ya que ha permitido a los estadounidenses reservar sus propios viajes, planear sus propias agendas, alojarse en casas privadas conocidas como «casas particulares» y cenar en restaurantes familiares llamados «paladares».

En general, los viajes de Estados Unidos a Cuba se habían disparado. Funcionarios cubanos dijeron el viernes que más de 346.000 ciudadanos estadounidenses visitaron la isla durante los primeros seis meses de 2017, un aumento de 149 por ciento respecto al mismo período del año pasado.

Foto – elnuevodiario.com.ni

Los empresarios cubanos dicen que los estadounidenses que vienen a la isla tienden a ser jóvenes, lo que ha ayudado a cultivar la vibrante escena cultural en la capital cubana.

Las estancias en hogares privados también habían aumentado. Cuba es el mercado de más crecimiento de Airbnb, con 22.000 habitaciones ahora listadas en el sitio de reservas. Alrededor del 35 por ciento de los huéspedes de Airbnb en Cuba son estadounidenses.

Casas particulares en Cuba foto – twoscotsabroad.com

Sin embargo, de acuerdo con la nueva política de Trump, los viajeros estadounidenses sólo podrán visitar la isla con un grupo de tour con licencia, un modelo que es más difícil de acomodar para las pequeñas empresas.

Por ejemplo, los paladares sólo pueden alojar hasta 50 invitados, mientras que las casas particulares que aparecen en Airbnb a menudo sólo tienen un puñado de habitaciones. No es imposible acomodar grandes grupos de turistas, esto lo hace mucho más desafiante y complicado para cuentapropistas cubanos.

Restaurantes conocidos como «Paladares» en Cuba

El modelo viajes en grupo también tiende a ser mucho más caro que un viaje auto-diseñado, lo que podría detener la marea de viajeros jóvenes de Estados Unidos.

Existe la preocupación de que la política de Trump pueda desalentar los viajes en general, especialmente porque parte de la directiva incluye reforzar la aplicación de las restricciones de viaje existentes. Se espera que los visitantes mantengan registros detallados de su viaje durante cinco años y puedan estar sujetos a auditoría.

«Eso va a ser demasiado complicado para la gente», dijo Marla Recio, fundadora de Havana Reverie, una organización de planificación de eventos de lujo que atiende a los viajeros estadounidenses. «Creo que la gente va a tener miedo, y no van a venir a Cuba en general.»

De la Rosa, quien estima que el 65 por ciento de sus invitados son estadounidenses dijo que había tenido tres cancelaciones en una sola semana.

Oscar Hernández, un taxista, dijo que abandonó la escuela, donde estudiaba psicología, porque podía ganar más dinero manejando taxis que trabajando como psicólogo para el gobierno.

Los coloridos almendrones en las calles de La Habana – Foto: sigomiruta.files.wordpress.com

Hernández, que maneja un Chevy Impala negro de 1959, expresó su preocupación por recibir menos visitantes estadounidenses, a quienes llamó «los mejores» porque dejan buenas propinas.

Sin embargo, algunos como Jeff Flake, un senador republicano de Arizona, un crítico de las restricciones de viaje en la isla, tiene la esperanza de que el gobierno de Trump está dispuesto a hacer algunos compromisos en algunas de esas reglas.

«Queremos asegurarnos de que los viajes de estadounidenses a Cuba cumplan un propósito y de que potencien a los empresarios. Creo que lo que todos hemos reconocido no importa que postura tengamos en la política hacia Cuba, es que en los últimos años muchos cuentapropistas cubanos se han beneficiado a causa de los viajes estadounidenses «.

El Senador Flake ha anunciado un conjunto de recomendaciones para la nueva política de Trump hacia Cuba. Sus recomendaciones incluyen permitir viajes individuales de persona a persona, levantar las restricciones de remesas y levantar las limitaciones de transacciones bancarias para los cubanos que abren cuentas bancarias de los Estados Unidos.

Flake estuvo acompañado por los senadores demócratas Patrick Leahy de Vermont y Amy Klobuchar de Minnesota, dos defensores de poner fin al embargo cubano.

«Nuestro gobierno ahora critica esa nueva apertura», dijo Leahy «dicen que los únicos cubanos que se beneficiaron fueron Raúl Castro y el gobierno cubano. Bueno, el gobierno cubano se ha beneficiado, eso es inevitable en cualquier país donde hay empresas estatales. Hay muchos países así; China Pakistán, Egipto, Indonesia, no tenemos restricciones para viajar allí «.

Flake también introdujo una legislación a principios de este año que eliminaría las restricciones de viajes a Cuba para los ciudadanos estadounidenses, y obtuvo 54 otros copatrocinadores, entre ellos el senador demócrata de la Florida, Bill Nelson. Flake dijo el martes que un proyecto de ley que levante el embargo se acercaría a los 70 votos en el Senado, pero que el liderazgo republicano probablemente no pondrá la medida para una votación en el Congreso.

Flake dijo que 70 votos sobre cualquier legislación relacionada con Cuba, enviaría un mensaje fuerte a Trump.

Williams dijo que la única razón por la que los líderes republicanos en el Congreso no se han movido en el tema sobre Cuba es porque una pequeña minoría de miembros son muy vocales en revertir algunas de las políticas de Obama hacia Cuba.

«La política debe reflejar la voluntad del Congreso y el pueblo estadounidense», dijo Williams, y añadió que el 75 por ciento de la población estadounidense quiere poner fin al embargo. «Podemos obtener 70 votos en el Senado y ponerle fin al embargo y aún así no podemos obtener una oportunidad de votación. Eso es una locura para la gente.

Fuentes: TheHill, Miami Herald

RECOMENDADO:

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba