Cubañol o inglés miamense, el dialecto que llevamos los inmigrantes cubanos a la Ciudad del Sol

Cubañol o inglés miamense, el dialecto que llevamos los inmigrantes cubanos a la Ciudad del Sol

Los cubanos han dejado su huella cultural en todos los ámbitos del sur de la Florida, incluyendo el idioma. El cubañol o inglés miamense (que incluye palabras del español como dale, oye, papo o mami) es prueba fehaciente de ello.

Todos los jóvenes de origen latino o los que han crecido en Miami, independientemente de su origen, lo hablan; incluyendo a Pitbull, el popular cantante y productor.

En el inglés miamense el amigo es “bro” y abundan términos como “like”, “super”, “oye” o “dale”. Todo es consecuencia de los grandes cambios demográficos sufridos en el sur de la Florida, donde la influencia de los latinos es enorme.

El fenómeno no es nuevo ni exclusivo de Miami. También está ocurriendo en otras regiones de Estados Unidos como Nueva York, Texas o Boston. Sin embargo, quienes estudian el inglés miamense, aseguran que lo que está sucediendo en el sur de la Florida está a un nuevo nivel.

Lo primero que destaca Philip Carter, profesor de lingüística de la Universidad Internacional de Florida (FIU) es que el inglés miamense es un dialecto y no un acento. En su opinión los que han crecido en Miami ya no hablan inglés, sino un “dialecto del inglés”.

Algunas diferencias sólo pueden percibirlas oídos expertos, pero otras como el uso de una enorme cantidad de palabras provenientes del español son muy notorias. “Siento que hablamos rapidísimo”, reconoce un joven natural de Miami que siempre ha hablado en inglés, pero para el que esa característica es exclusiva del inglés miamense y herencia latina.

La aparición del inglés miamense tiene una explicación histórica, como sucede con todos los dialectos.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 una oleada de inmigrantes de la Isla inundó el sur de la Florida. Estos enseñaron un inglés no nativo a sus hijos y los que aprendieron el idioma en las escuelas de los años 70 y 80 lo aprendieron de estos. Así comenzó un patrón que ha llegado hasta la generación actual.

Para los habitantes de Miami esto no es evidente hasta que salen de la ciudad y son objeto de burlas por su dialecto. A muchos americanos les suena mal y lo consideran como un dialecto regional del sur de la Florida que cada día que pasa se aleja más del inglés.

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba