Cuba se está empeñando en encontrar la cura para el cáncer

Cuba se está empeñando en encontrar la cura para el cáncer

Cuba dispone en la actualidad de 28 productos registrados o en distintas etapas de investigación para el tratamiento del cáncer que incluyen vacunas terapéuticas, anticuerpos monoclonales, interferones y péptidos, desarrollados en diferentes instituciones científicas vinculadas al sector de la biotecnología. Esos biofármacos deben tener en los próximos años un impacto creciente en el objetivo de convertir al cáncer avanzado en una dolencia crónica controlable a largo plazo, con una calidad de vida aceptable.

Cuba es uno de los países de mayor sobrevivencia al cáncer, de acuerdo con el estudio denominado Concord 2, elaborado por 500 investigadores con datos de 25 millones de pacientes en 67 países, y publicado en la prestigiosa revista The Lancet. En la Isla la supervivencia del cáncer de cuello uterino, por ejemplo, ha aumentado con respecto a años precedentes, y el porcentaje de personas que no padecen este flagelo cinco años después de detectado supera el 60% de los pacientes, con cifras similares a países desarrollados.

El 67 por ciento de las investigaciones clínicas que se desarrollan actualmente en Cuba buscan encontrar un tratamiento efectivo contra distintos tipos de cáncer. En total son 98 los ensayos clínicos que se realizan en la Isla para diferentes tipos de enfermedades. Las vacunas terapéuticas, creadas en los centros de Inmunología Molecular (CIM) y de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de La Habana y otras instituciones del país, son la apuesta más prometedora hasta el momento.

Se están abordando otras enfermedades como las cardiovasculares, neurológicas y dermatológicas, pero los esfuerzos se están centrando fundamentalmente en el cáncer, porque este figura junto a las dolencias del corazón entre las primeras causas de muerte en la Isla caribeña.

El Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos trabaja con diseños novedosos para tratar de que se aprueben productos biosimilares a la vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón CIMAVAX-EGF, desarrollado en la Isla. Cuba está entre el reducido número de naciones que los está estudiando para “desarrollarlos”.  Estos diseños novedosos pretenden certificar productos biosimilares efectivos que puedan ahorrar hasta 30 mil dólares al tratamiento de cada paciente.

Tecnología para el estudio del cáncer en Cuba

En los principales centros de referencia para el estudio del cáncer en Cuba se ha automatizado la inmunohistoquímica, una tecnología que se aplica diariamente en la práctica médica, ha cobrado vital importancia en el terreno de la Oncología. Esto abre espacio al desarrollo de un programa que dará cobertura al estudio de determinados tipos de tumores malignos en todo el país.

La inmunohistoquímica se basa en la reacción antígeno anticuerpo que se provoca a partir de anticuerpos específicos, fabricados para los antígenos que hay en la célula. Su  capacidad para ofrecer un resultado confirmatorio y caracterizador del padecimiento en cada paciente lo ha convertido en un medio analítico recurrente, porque no todos los casos ni todos los cánceres son iguales.

Ante la existencia de diferentes alternativas quirúrgicas y medicamentosas para el tratamiento oncológico, la necesidad de precisiones en el diagnóstico es creciente. El Hospital Hermanos Ameijeiras y el Instituto de Oncología han asumido  la responsabilidad de poner en marcha un programa nacional para dar cobertura a las necesidades de los pacientes de todo el país ¿Su objetivo? La realización de estudios complementarios cuando existan dudas que el patólogo no pueda resolver con otras técnicas al diagnosticar tumores de mama y  linfomas malignos, lesiones de alta incidencia en Cuba.

Para que la inmunohistoquímica automatizada sea funcional es preciso que las muestras sean preparadas con la calidad requerida en los centros asistenciales de origen. De lo contrario, es muy difícil realizar el análisis con la nueva tecnología. La automatización de la inmunohistoquímica no exime al médico de hacer el diagnóstico. En la etapa previa a la mediación del equipo automatizado, también intervienen otros médicos, enfermeras, técnicos y los mensajeros que trasladan las láminas depositarias del tejido a estudiar. Su utilidad redunda en el conocimiento del origen de las enfermedades y en el surgimiento de nuevas contrapartidas terapéuticas.

El objetivo principal es hacer diagnósticos confirmatorios cada vez más completos, con el fin de aplicar terapéutica, porque no todos los cánceres tienen la misma conformación estructural en su orden genético, sus características inmunohistoquímicas y su bioquímica molecular.

Tras la polémica del veneno de alacrán

No se trata de la cura del cáncer ni mucho menos, más bien, el uso homeopático del veneno de alacrán azul se ha convertido en un granito de arena adicional que Cuba pone a disposición de los pacientes de esa letal y dolorosa enfermedad en todo el mundo. Son muchas las voces que califican al “Vidatox”, como a otros productos homeopáticos, como un producto irrelevante, pero lo cierto es que el consumo de este producto cubano, presente ya en más de 15 países, crece a paso agigantado.

El incremento en su demanda es tal, que Labiofam, la empresa farmacéutica cubana a cargo de su producción, espera duplicar su elaboración mediante la creación de una nueva planta que permita procesar por mucho los 2,000 frascos por hora que se envasan hoy día en su fábrica de Cienfuegos.

Vidatox es un producto que cada día sorprende más. Fue desarrollado para ayudar a los pacientes de cáncer por los efectos y dolores asociados a esa condición, pero ahora se ha comprobado que ayuda a pacientes con otros dolores severos, como los osteoartríticos, donde el mercado es enorme. Es un medicamento homeopático, lo que significa que no conlleva los rigores de los fármacos tradicionales. Un debate recio a nivel internacional presenta a estos tratamientos como de efecto “placebo”, pero los especialistas cubanos creen que la toxina del Rhopalurus junceus, el nombre científico del alacrán azul, es sumamente confiable.

En Cuba se defiende su uso fervientemente, pues más de 65,000 pacientes lo han usado para mitigar los efectos del cáncer o sus dolores crónicos. Su consumo se ha extendido a lugares tan lejanos como Mongolia y los pedidos siguen aumentando. Este medicamento tiene características analgésicas y antinflamatorias notables, que se puede consumir por personas con procesos dolorosos, como el cáncer. El alacrán azul es un insecto que sólo se encuentra en Cuba. A pesar de que su aspecto es rojizo, se le llama azul porque su toxina toma un tono azuloso al contactar con el agua.

No es una medicina para curar el cáncer, sí es un medicamento que ayuda a que los pacientes de cáncer puedan llevar una vida digna. Los efectos del medicamento incluyen, en algunos casos, retardación de la metástasis, reducción de la inflamación y alivio del dolor, sobre todo cuando los pacientes no pueden consumir alguna sustancia química.

El Heberferon, fármaco cubano único de su tipo en el mundo

El Heberferon, fármaco cubano único de su tipo en el mundo para el tratamiento del carcinoma basocelular de la piel, es otro de los medicamentos que se encuentra disponible en Cuba. El medicamento, producido por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), combina la acción de dos interferones para inhibir el crecimiento tumoral y eliminar o reducir las lesiones, incluso aquellas complejas, múltiples y en estadios avanzados. Tras los estudios que se han realizado, aunque todavía el lapso de tiempo de estudio es corto, se ha evidenciado un favorable impacto en la calidad de vida de pacientes de la más frecuente de las tumoraciones malignas de la piel con el uso del fármaco.

Uno de los resultados más alentadores es la posibilidad de reducir la necesidad de mutilar secciones de piel en lugares tan complicados como la cabeza, cuando se localiza el carcinoma cercano a orificios vitales como los ojos, la nariz, la boca y las orejas, o cuando tiene una extensión amplia. Datos expuestos muestran que alrededor del seis por ciento de la población evaluada, con su empleo, pudo evitar la mutilación, aun cuando contaba con indicación o pronóstico de ese proceder por las características del tumor.

Un hallazgo que permitirá la ampliación de las líneas de investigación es el efecto sistémico que provoca, o sea, impacta no solo alrededor de la lesión, sino también a nivel orgánico, con beneficios para aquellos pacientes con carcinomatosis múltiples y lesiones extendidas.

Es una nueva alternativa terapéutica para las tumoraciones de mayor incidencia en Cuba, con más de 10 mil 200 casos reportados en la última estadística recogida. Aunque el cáncer de piel no está entre los de mayor mortalidad, su incidencia es ascendente y su aparición tiene un alto costo estético y sicológico para el paciente, por lo tanto la prevención de sus factores de riesgo es fundamental.

Los efectos adversos como la fiebre y los dolores musculares y articulares son propios de los interferones que son sustancias proteicas producidas por el sistema inmunológico, pero son generalmente leves y se superan sin mayores consecuencias por los pacientes. Como se hace con otros fármacos, se tiene en cuenta en un futuro cercano extenderlo a pacientes de otras partes del mundo que deseen utilizarlo para combatir esta enfermedad que tantas personas afecta.

Este medicamento inhibe el crecimiento tumoral, y reduce o elimina los carcinomas basocelulares de cualquier subtipo, tamaño y localización, además con una excelente respuesta estética, sobre todo en tumores en partes complejas como el rostro y la piel cercana a los ojos. Su esquema de tratamiento se basa en la infiltración alrededor de la lesión tres veces por semana durante tres semanas seguidas, un seguimiento posterior durante unos cuatro meses, y un segundo ciclo de aplicación si se necesitara continuar la terapia.

Otros ensayos clínicos con el Heberferon se iniciaran este año en Cuba a unos 300 pacientes con carcinoma renal y otro ensayo clínico con el Heberferon en pacientes con tumores cerebrales malignos. Estudios preclínicos y otras investigaciones piloto en humanos arrojan que en estas dos indicaciones pueden ser muy promisorios los resultados con ese producto, único de su tipo en el mundo.

El CIMAVAX: la revolucionario vacuna cubana contra el cáncer de pulmón

Las más de 5.000 veces que se ha aplicado la vacuna cubana contra el cáncer de pulmón señalan que es capaz de prolongar la vida de pacientes en etapas avanzadas de esta enfermedad. Es el Cimavax, un producto del Centro de Inmunología Molecular (CIM) en La Habana y que tomó 25 años de investigación para ser desarrollado. Los datos muestran que la vida se ha prolongado, especialmente en pacientes menores a los 60 años, con una supervivencia media de 18,53 meses en los vacunados en comparación con los 7,55 meses para los no vacunados.

El cáncer de pulmón es una enfermedad muy difícil, en la que la probabilidad de supervivencia para los pacientes diagnosticados en etapa avanzada es muy baja. El uso de la vacuna ha prolongado la vida de pacientes que tenían diagnosticadas perspectivas de vida de seis meses hasta cinco años.

La idea básica es movilizar el sistema inmunológico para que sus componentes, que normalmente te defienden contra todo tipo de cosas, luchen contra las células cancerosas que crecen dentro del cuerpo. La vacuna CIMAVAX estimula el sistema inmunológico para que ataque a las proteínas que producen tumores en el pulmón y evitar así que se expandan a otras partes del cuerpo.

El cáncer de pulmón es la tercera causa de muerte por cáncer en Cuba. El país registra 4500 pacientes con cáncer de pulmón cada año. Y en ese mismo período de tiempo, la misma cantidad de pacientes mueren por esta causa. Es importante tener en cuenta que el medicamento no previene la enfermedad como una vacuna tradicional, al menos en su forma actual. En cambio, mantiene los tumores diagnosticados controlados mediante la inhibición de su crecimiento, actuando como un tratamiento. Esto se conoce como una vacuna terapéutica.

Una serie de ensayos clínicos han permitido que sea probada en 5 000 pacientes en todo el mundo, incluyendo 1 000 en Cuba. En un pequeño ensayo, los pacientes menores de 60 años vivían un promedio de 11 meses más que los que no recibieron la vacuna. La vacuna terapéutica CIMAVax-EGF, Fabricada por el Centro de Inmunología Molecular -CIM- Registrada en Cuba: B-08-063-L03 (2007) se aplica a Pacientes adultos portadores de tumores de pulmón de células no pequeñas (NSCLC), en estadios avanzados (IIIb/IV), con una dosis previa con ciclofosfamida. Como todo producto farmacéutico los pacientes necesitan ser evaluados para que los beneficios superen los riesgos y eso es algo que los facultativos explican al paciente y familiares.

Desde enero de este año un centro estadounidense recibió la autorización de la Agencia de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para patrocinar un ensayo clínico que ofrece esta terapia fabricada en Cuba a pacientes en Estados Unidos. Los investigadores están trabajando para acelerar el proceso de esta y otras terapias innovadoras para los pacientes en todo el mundo, a través de un nuevo e histórico acuerdo con el instituto de investigación de Cuba.

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Hay demasiadas personas que son diagnosticadas con la enfermedad muy avanzada, y se necesitan mejores opciones de tratamiento. Una de los elementos más emocionantes del CIMAvax es que se piensa que algún día no sólo ayudará a tratar el cáncer de pulmón, sino que posiblemente podría evitarlo.

La vacuna, que fue desarrollada para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico, es única en la forma en que funciona. En vez de estar dirigido contra el propio tumor, se dirige al factor de crecimiento epidérmico (EGF) que necesitan las células de cáncer de pulmón para desarrollarse. Es su fuente de alimento. Ellos se vuelven adictos a la EGF y la cual necesitan para sobrevivir. La belleza de este simple enfoque es que la vacuna es barata de producir y fácil de administrar, incluso en los entornos rurales de difícil acceso para los médicos.

Se cree que el CIMAVAX puede ser eficaz contra otros tipos de cánceres epiteliales, incluyendo cabeza y cuello, colón, mama, próstata y cáncer de páncreas. A partir de lo que se va aprendiendo en los estudios iniciales de este fármaco, se espera en estudios posteriores lograr posibles aplicaciones adicionales. El último estudio cubano de 405 pacientes, que aún no ha sido publicado, confirma sobre la seguridad y eficacia de la vacuna. Lo que es más, la dosis es barata – cuesta al gobierno cubano sólo un peso – y los estudios han encontrado que no hay efectos secundarios significativos.

El gran asesino

El cáncer constituye un serio problema de salud en el mundo donde cada año se diagnostican 11 millones de nuevos casos y 7 millones de pacientes fallecen por esta causa, mientras 25 millones conviven con la enfermedad. El cáncer es un grupo de múltiples y disímiles enfermedades, quizás el más amplio y el de más integral manejo, puesto que ningún órgano está exento de desarrollarla por lo que el abordaje multidisciplinario es fundamental para su control. Constituye una enfermedad que involucra a todas las especialidades médicas. Además en su etiología influyen elementos tan variados como causas genéticas, traumáticas, ambientales e infecciosas. Implica un alto costo monetario, de recursos y emocional.

Una vez que la enfermedad se ha establecido se impone el tratamiento oncológico específico que incluye, entre otras modalidades, la cirugía, la quimioterapia, la inmunoterapia, la hormonoterapia, la radioterapia y más frecuentemente la combinación de las anteriores con la que, en general, se obtienen los mejores resultados en el control de la enfermedad.

La mejor opción, desde el punto de vista temporal de estas combinaciones se logra con la radioterapia intraoperatoria, la cual consiste en la administración en una sola sesión de altas dosis de radioterapia con electrones de forma directa sobre el lecho tumoral durante la cirugía mediante la utilización de Aceleradores Lineales de Partículas Móviles (LINAC). Un único tratamiento de alrededor de 2 minutos de radioterapia intraoperatoria reemplaza seis semanas de radioterapia postoperatoria estándar. El aumento del tiempo quirúrgico y anestésico es despreciable.

RECOMENDADOS:

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba