Cuando Los Beatles llegaron a Cuba

Cuando Los Beatles llegaron a Cuba

Pues no vamos a mentirles, Los Beatles nunca tocaron en Cuba, al menos no en vivo. Pero como si lo hubiesen hecho, su memoria musical sobrevive en el recuerdo de miles de cubanos. Las canciones de este grupo inglés estaban prohibidas en Cuba en la primera década de la revolución cubana. Es un mito que los poseedores de sus placas fueran perseguidos pero no es mentira que no pudiesen radiarse ni televisarse sus temas. A pesar de esto los reyes del rock ingles rodaron de mano en mano, entre los que podían permitírselo, a través los famosos discos americanos de 33 RPM o 45 RPM.

Los afortunados que los tenían, obtenidos siempre de manos de algún familiar con posibilidades de viajar, repetían el disco varias veces sin cansancio. En las fiestas, entre amigos del colegio, era habitual bailar al ritmo de sus letras, que la mayoría no entendía pero trataban de adivinar con un inglés cubanizado, donde las frases terminaban por ser todo menos traducciones. También había discos de Neil Sedaka, Los Beach Boy, los Rolling Stones mezclados con los cubanísimos de Los Zafiros y la Orquesta Aragón.

En las fiestas los discos eran mechados (así le llamaban a repetir muchas veces los discos) hasta que alguno quedaba para adorno por rayarse de tanto uso. Una solución corrió por los barrios habaneros, un ingenio que solo podía salir de las ganas de disfrutar de los cubanos. Cerca del Pabellón Cuba, en el céntrico Vedado, algún ingenioso cubano encontró la manera de crear placas de metal donde se grababa la música de tu preferencia. Este invento se hizo famoso entre los melómanos cubanos y no había un joven amante de esta música que no quisiera gastarse 20 pesos para ir a grabar la placa de su gusto de Los Beatles.

Quién le iba a decir a Lennon que descansaría en un parque habanero con un escudero protegiendo sus lentes de manos ajenas.

 

En 1967 llegó a los cines cubanos una película inglesa titulada «A taste of Honey» y los jóvenes cubanos se volcaron a los cines para disfrutar su estreno. Este nombre coincidía con el de una canción de Los Beatles, pero desgraciadamente se tuvieron que ir a dormir sin escuchar un acorde de la banda, luego de ver los cien minutos de este filme dramático se dieron cuenta que se trataba de una adaptación teatral de una obra con el mismo nombre.

La primera imagen que rodó en las pantallas cubanas donde apareció la banda fue Casius Clay, un documental americano sobre el boxeador Muhammad Ali, allí salían ellos aparentando boxear con el púgil. En la radio no fue tanta la espera, aunque ya el retraso cuando se radiaron hacia que todos sus temas fueran más que conocidos. Al separarse la banda en 1969 el famoso programa radial cubano Nocturno, puso por primera vez su música y al final Los Beatles llegaron a Cuba. Y hoy aun uno de sus integrantes descansa, con sus míticos espejuelos y su larga melena, en un parque habanero.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba