Crece preocupación en Cuba por invasión del caracol gigante africano

Crece preocupación en Cuba por invasión del caracol gigante africano

No hace mucho tiempo se encendieron las alarmas en Cuba por la peligrosa proliferación del caracol gigante africano en los cultivos de la isla, considerado como uno de los moluscos más peligrosos del mundo.

El Caracol Gigante Africano (Lissachatina fulica), es considerado la especie de molusco más invasivo a nivel mundial, actuando como plaga en los cultivos y portador de enfermedades según explica el doctor en Ciencias Biológicas Antonio Alejandro Vázquez Perera, jefe del Laboratorio de Malacología del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

De acuerdo con Vázquez, esta especie de molusco es considerada exótica fuera de su territorio de origen (al este de África) y su espacio abarca todo el cinturón tropical a partir de una invasión ocurrida en el siglo XIX auspiciada por el hombre. Pertenece a la familia Achatinidae y es uno de los moluscos terrestres más grandes, su concha puede llegar a alcanzar los 20 cm de largo, aunque la mayoría oscila alrededor de los 12-15 cm en estado adulto.

Es una especie “hermafrodita” por lo cual ambos sexos se encuntran en un mismo ejemplar, pero presenta un alto índice a la fecundación cruzada, lo que aumenta la diversidad genética dentro de sus poblaciones y con ello una mayor posibilidad de adaptarse a diferentes condiciones.

El primer informe acerca de esta especie en la isla fue llevado a cabo por Laboratorio de Malacología del IPK en enero del año 2014 y difundido ese mismo año por la revista Molluscan Research.

Según explica el doctor Vázquez, el IPK a través del Laboratorio de Malacología, es el encargado de monitorear todas las especies de moluscos, tanto las nativas como las exóticas, que pueden conllevar problemas para la salud pública, principalmente las enfermedades parasitarias.

Señala que este estudio permitió asociar la proliferación de esta especie con prácticas religiosas yoruba, a través de introducciones a la isla con estos fines.

Hasta el momento se ha podido comprobar la presencia del caracol gigante africano en la Habana, Artemisa y Mayabeque, aunque no se descarta que haya emigrado a otras provincias por su fácil adaptación. La alta plasticidad ecológica dada por una elevada capacidad de explotación de recursos, unida a elevadas tasas de fertilidad y fecundidad convierten a L. fulica en uno de los moluscos terrestres más invasivos que existen actualmente en Cuba.

Caracol gigante africano: Portador de peligrosas enfermedades

Gracias a los estudios parasitológicos realizados por IPK, se han podido evidenciar que la mayoría de los caracoles gigantes que se encuentran en la mayoría de las localidades afectadas, poseen el nematodo parásito Angiostrongylus cantonensis, agente causal de meningoencefalitis eosinofílica en los humanos.

Este nematodo, a pesar de ser un parasito de roedores, los moluscos lo utilizan como hospederos intermediarios y pueden infectar accidentalmente a una persona si se consumen vegetales mal lavados o de moluscos crudos. Sin embargo, es importante resaltar que la mayoría de las especies de moluscos en Cuba son hospederos de este parasito, aunque el caracol gigante posee mayor riesgo de transmitir el parasito debido a su gran tamaño y capacidad para albergar mayor número de larvas.

Por ello es importante que exista una advertencia a la población por el riesgo del contacto con esta especie, no sólo para evitar estas enfermedades sino para detener la proliferación aún más de esta especie que ha provocado daño a los moluscos terrestres nativos.

Se debe entender además que aunque esta especie puede ser dañino, no es venenoso ni toxico al contacto, como muchas personas piensan por la mal información recibida. Todas las especies de moluscos cubanos pueden ser manipuladas siempre y cuando el mucus o baba del animal no haga contacto con la boca, ya que es allí donde se encuentran las larvas infectantes. El parásito no entra por la piel, y un simple lavado de manos elimina cualquier peligro.

Asimismo, aquellas personas que tengan al Caracol Gigante Africano en sus casas pueden contribuir al control sanitario, eliminando manualmente los caracoles mediante la destrucción mecánica de la concha y su desecho en la basura.

Escrito por: .




1 2 257