Cine teatro Payret, entre la oscuridad y la destrucción

Cine teatro Payret, entre la oscuridad y la destrucción
© Flickr

El que fuera hace apenas un par de años uno de los cines con mayor afluencia de público en la capital cubana el Cine teatro Payretes, ahora el único el más destruido y olvidado entre sus vecinos El Capitolio, el Gran Teatro Nacional, la otrora Manzana de Gómez, ahora Hotel Manzana Kempisky.

Su demolición corrió de boca en boca hasta que las declaraciones del historiador de La Habana, Eusebio Leal, desmintieron las supuestas obras.

Estado actual del Cine Payret. FUENTE: cibercuba

Este histórico y legendario teatro merece que no sea sólo restaurado sino conservado para que pueda ser admirado y disfrutado tanto por nuestras generaciones como por las futuras.

Antes del triunfo de la Revolución el Payret no se limitaba a ser un cine únicamente, sino que funcionó también como teatro de espectáculo para grandes eventos.

Por su escenario pasaron estrellas mundiales como Anna Pávlova, Sarah Benhardt y las óperas de Verdi.

Llegó un momento en que hubo que ceder espacio hacia lo comercial y limitarse a aquellos primeros grandes espectáculos de la alta cultura.

Ello no significó que se rebajara la calidad, por el contrario, el Payret acogió desde obras circenses hasta otras de corte dramático, líricas, operetas y zarzuelas criollas, incluso batallas de lucha libre.

Luego del triunfo revolucionario de 1959 se rescató el arte escénico y lírico, aunque el teatro básicamente se ha desempeñado como una de las salas cinematográficas más visitadas.

En su vestíbulo conservó siempre la hermosa obra de Rita Longa, titulada La Ilusión.

En realidad, el Payret siempre ha sido toda una obra de arte en sus instalaciones, elemento que se le agradece a quien lo construyó y sirvió como su primer propietario, el catalán Joaquín Payret, el cual tuvo un refinado gusto artístico.

El Cine Payret lleva más de cinco años cerrado al público. FUENTE: islalocal

Desde el 21 de enero de 1877, fecha en que mostró su primera función, el Payret fue considerado una joya arquitectónica por dentro y por fuera.

La función inaugural de su tercera etapa, en septiembre de 1951, estuvo a cargo de Antonio Palacios; la orquesta fue dirigida  por el maestro Rodrigo Prats.

La película de estreno fue Pequeñeces, con Jorge Mistral, Aurora Bautista y Sara Montiel.

En un tiempo fue llamado, incluso, la catedral del cine español, dada la influencia que ejercían en el país los numerosos emigrados y las continuas visitas de actores y actrices, así como las películas de ese país que por aquella época vivían un momento de esplendor.

Debido a su utilización ha sufrido deterioro, por lo que fue restaurado en 1969 y 1981.

Durante los años del llamado “periodo especial” el deterioro sufrido por el Payret fue severo por los agudos problemas económicos.

Permanece cerrado por deterioro funcional y carencia de mantenimiento constructivo desde el año 2008.

Sus techos se caen y por sus paredes corren agua cada vez que llueve, incrementado aun mas su deterioro por estos factores ambientales.

Por los momentos esta es la situación del cine Payret en la Habana Vieja.

En el olvido y deteriorándose progresivamente sin nada ni nadie que lo detenga.

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: CiberCuba.




1 2 262