Cementerio de Reina una maravilla de Cienfuegos

Cementerio de Reina una maravilla de Cienfuegos

El cementerio de Reina, en la sureña ciudad de Cienfuegos, es uno de las Necrópolis más bellas de Cuba.

Fundado en 1839 estuvo desde el principio administrado por la Iglesia Católica, que era la única autorizada para autorizar los enterramientos y cobrar los servicios funerarios que allí se prestaban. Así se mantuvo por cuarenta años hasta que el Gobierno Civil de Las Villas traspasó su gestión al Ayuntamiento de Cienfuegos.

Posee el Cementerio de Reina características de la arquitectura colonial que lo hacen original y único en Cuba. De hecho es el único con enterramientos en nichos empotrados en la pared que todavía se conserva en la Isla, pues su similar de Espada en La Habana hace mucho tiempo que desapareció. De este último quedan apenas fragmentos, algunas fotos y dispersas referencias.

Los nichos empotrados en las paredes del Cementerio de Reina poseen lápidas que se convierten en puertas de acceso a cada uno, donde descansan los restos mortales de las personas allí sepultadas.

Estas lápidas se pueden encontrar en tres tipos diferentes: de pizarra, de hierro forjado o de mármol, lo que le otorga un atractivo adicional al conjunto funerario. Sobre ellas aparecen escritos o a relieve los nombres y datos personales de los difuntos que allí descansan. Hay lápidas tan antiguas que se remontan a los fundadores de la Perla del Sur.

Las bóvedas y panteones se encuentran rodeadas de verjas de hierro fundido de bella estética que revelan el auge que tuvo Cienfuegos en la manufactura del hierro durante la centuria decimonónica.

En el Cementerio de Reina se encuentran, además, los restos mortales de varios de los héroes de las guerras por la independencia de Cuba.

Allí descansa eternamente el bravo Henry Reeve, el norteamericano que sirviera bajo las órdenes de Ignacio Agramonte y Máximo Gómez y muriera en Yaguaramas, en los campos cienfuegueros. También los del sacerdote cubano Francisco Esquembre Guzmán, fusilado en la villa por el pecado de bendecir la bandera de la estrella solitaria; entre otros notables personajes de las gestas del 68 y el 95.

Desgraciadamente el Cementerio Reina se ha deteriorado muchísimo por la desidia y el desinterés de los mismos funcionarios que debieron resguardarlo. Ahora con el auge del turismo tiene una nueva posibilidad de resurgir… Ojalá.

Escrito por: .




1 2 261