Cayo Las Brujas

Cayo Las Brujas, una isla paradisíaca con una bella leyenda detrás

Cayo Las Brujas, en los Jardines del Rey es uno de esos lugares mágicos que tanto abundan en Cuba. Este paradisíaco cayo, además de una belleza espectacular encierra una hermosa leyenda que bien vale la pena contar.

En esa ínsula donde el sorprendido visitante puede encontrar manglares y playas de arena finísima y blanca rodeados de aguas verdeazules, en ese lugar virginal bendecido por la naturaleza se alza vigilante una escultura de mujer que da la bienvenida a los visitantes.

Es ella el primer indicio de amor y hechicería que a su paso encuentran los que desembarcan en Cayo Las Brujas.

Abogado de Donald Trump asegura que el presidente no está siendo investigado por obstruir a la justicia

Cuenta la leyenda que hace muchos años un pescador vivía en el cayo junto con su familia y en las noches se hacía a la mar para ganar su sustento. Su hija era más bella que ninguna otra joven y al llegar a la flor de su vida se enamoró de un hombre que vivía en un islote cercano.

El viejo pescador se opuso al romance desde el principio y prohibió a su hija que viera a su enamorado. Sin embargo esta y su amante siguieron viéndose a escondidas y consumaron su amor en las apartadas playas.

- Publicidad -

Para que nadie los siguiera hasta los remotos parajes donde daban rienda suelta a sus deseos comenzaron a propagar el rumor de que el lugar era frecuentado por demonios y brujas, lo que mantuvo a las pocas personas que tan apartado paraje frecuentaban alejados del lugar.

Cada vez que alguien veía en la lejanía a la muchacha internarse en el monte se santiguaba con terror pues creían que se trataba de una bruja que iba a encontrases con su aquelarre. Así les fue bien a los amantes furtivos hasta que los hermanos de la joven comenzaron a sospechar ante sus frecuentes escapadas.

Para desencantar a la muchacha estos emborracharon un día a su amante para que se ausentara de la cita y, misteriosamente, cuando este despertó nunca más encontró a su amada.

A pesar de que tanto él como los padres y hermanos de la joven la buscaron por todas partes nunca más pudieron encontrarla.

Desde entonces, asegura la leyenda, su espíritu triste por el abandono sufrido, vaga por el cayo. De ella proviene el nombre del islote y a ella está consagrada la vigilante estatua que recibe a los viajeros que llegan al lugar.

Deja Tu Opinion..

comentarios

Los nombres de las calles del centro histórico de la antigua villa de Cuba, hoy ciudad...

Sabemos que los cubanos somos bailarines naturales, la música corre en nuestras venas. Cuando se trata...

En Europa y Norteamérica se ponen de moda los balnearios para veranear, a mediados del siglo...

DERECHOS RESERVADOS TODOCUBA.ORG - 2018 TERMINOS | POLITICA