Castillo de San Pedro de la Roca, una joya del Caribe

Castillo de San Pedro de la Roca, una joya del Caribe

Declarado en 1997 patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Castillo de San Pedro de la Roca en Santiago de Cuba, es una de las maravillas constructivas que atraen al visitante.

También conocido como el Morro de Santiago de Cuba, la construcción fue el eslabón fundamental del sistema defensivo costero en la región. Después del ataque del corsario francés Jacques de Sores, quien incluso llegó a ocupar la ciudad, el entonces gobernador de la provincia Capitán español Pedro de la Roca y Borja, ordenó construir el castillo cuya culminación fue en 1642.

Más tarde, durante la Guerra de Independencia la fortificación fue considerada obsoleta desde el punto de vista defensivo y estuvo destinada a prisión militar. Por solo citar algunos, en sus celdas estuvieron prisioneros: los Mayores Generales Bartolomé Masó, Flor Crombet e intelectuales como Emilio Bacardí Moreau.

Desde 1978 la fortaleza funciona como museo. Su principal atractivo radica en los disparos de salva, representando los que siglos atrás eran lanzados desde la batería de Punta Blanca para dar la bienvenida a los buques que arribaban al puerto santiaguero.

El Morro de Santiago de Cuba, junto al Castillo de La Estrella y la batería de la Socapa, forman parte del más grande y completo ejemplo de ingeniería militar renacentista europea aplicada en el Caribe. En su interior radica el Museo de la Piratería, una muestra de aquella actividad para cuyo enfrentamiento estuvo concebida la fortaleza. Es un inmueble con un valor histórico- cultural inigualable.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba