Boca del Yumurí, el hermoso pueblito al borde de un rio cubano que parece detenido en tiempo

Boca del Yumurí, el hermoso pueblito al borde de un rio cubano que parece detenido en tiempo

Boca del Yumurí es un pueblo hermoso. Queda en el municipio de Baracoa, en Guantánamo. Es un pueblo costero y los gallos y las mujeres, la pesca y los turistas, y el domingo, todo pasa y todo se explica por eso: Boca del Yumurí es un pueblo hermoso.

En Boca del Yumurí salen de pesca cuando es temporada de pesca, y si se acaba la temporada, igual salen. Los habitantes del sitios son pescadores natos y además de esto curiosos. Tiene Boca del Yumurí alrededor de 500 personas y casi todos se conocen o son familia, como sucede en los pueblos pequeños.

Hay un río y hay un mar, y es imposible que Boca del Yumurí sea un lugar poco atrayente. Los turistas que llegan a Baracoa pasan casi siempre por ahí. Si no es temporada de pesca, el trabajo está en tierra. Si los turistas quieren polimitas, ellos les consiguen polimitas, y si quieren comida, allí hay comida para venderles, si lo que buscan es dar un paseo por el río Yumurí, ellos los bajan del carro, chamusquean el idioma Inglés, y los hacen saltar a un bote. Pero casi siempre los turistas quieren mujeres. Polimitas y mujeres, comida y mujeres, paseo en bote con una tipa al lado. Les dicen que en Cuba hay mujeres lindas y sacan el pasaje a Cuba. Les dicen que las orientales tienen la tez quemada, y se van al Oriente, y si les dicen que hay un lugar intrincado donde todo sucede con suma discreción, ellos se llegan a Boca del Yumurí.

Los turistas que llegan a Baracoa pasan casi siempre por ahí

Los hombres nunca aceptarán que digan que sus mujeres se van con turistas. Les tocan hasta la última fibra de su masculinidad, su hombría, su orgullo. Sus mujeres son suyas y los celos han provocado varios altercados importantes porque a sus mujeres hay que respetarlas.

El único acontecimiento importante en Boca del Yumurí que no sucede cerca del mar son las peleas de gallos los domingos. Se van al monte, y allá llegan los hombres con su animal, y han pasado tiempo engordándolo, lo han pelado elegante y cuidadosamente, aquellos gallos son de una finura exquisita, les han dado todo tipo de atenciones para cuando fuera domingo.

En Boca del Yumurí salen de pesca cuando es temporada de pesca, y si se acaba la temporada, igual salen

Es necesario que, obligatoriamente, lleguen los gallos a cuatro libras. Luego de un proceso de preparación y entrenamiento los ponen a pelear, siempre los domingos. Al final hay uno que lleva la victoria a su dueño que tanto lo cuidó y mientras esto se desarrolla, las mujeres esperan a ser elegidas por los hombres (cada quien sabe para qué) y el que las acompaña, el hombre que las conduce y las vigila y acuerda el precio y el lugar, también coge su comisión. Todo esto muy cautelosamente; y así terminan en el pueblo los domingos, días en que nada importante parece transcurrir.

Los domingos los esposos se levantan temprano, les dicen a las esposas que van a la vaya con otros amigos esposos, y les cuentan luego que la pelea estuvo fuerte, intensa, y que el próximo domingo no se la pierden por nada de este mundo.

Tiene Boca del Yumurí alrededor de 500 personas y casi todos se conocen o son familia

En Boca del Yumurí el resto de la semana todo sigue sucediendo junto al mar. Lunes martes, buscan polímitas, martes miércoles, las venden a los turistas, miércoles jueves, les ofrecen agua de coco, jueves viernes, los pasean en cayuca, viernes sábado, tienen comida para ofertarles. Y el domingo…todos ustedes ya saben lo que pasa mientras los gallos se retuercen el pescuezo.

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba