Pueblo-09

Baja, el desconocido pueblo de Pinar del Río del que sólo queda un cementerio

Muy cerca de la costa norte de Pinar del Río, entre Minas de Matahambre y Mantua se encuentra Baja; antaño próspero pueblo y hoy un páramo desolado al que sólo se puede llegar a fuerza de machete entre campos de marabú.

De Baja queda apenas el cementerio, única prueba visible de que el lugar estuvo habitado. En él quedaron los familiares de los últimos vecinos que decidieron marcharse ante la pobreza del lugar.

En 1801 Baja era uno de los caseríos más prósperos de Pinar del Río y contaba con su propia parroquia. Ochenta años después era reconocido como partido y se contabilizaban unos 2 400 habitantes entre los que se encontraban mexicanos, prusianos, venezolanos, portugueses y españoles.

Naciones Unidas contribuirá $5,3 millones para cubanos afectados por el huracán Matthew

Sus vecinos vivían de la producción de tabaco, carbón, madera y cultivos varios que embarcaban por la costa norte con destino a La Habana. Nada hacía presagiar entonces que el pueblo fuera a desaparecer en algún momento.

De Baja queda apenas el cementerio, única prueba visible de que el lugar estuvo habitado

Sin embargo, en 1896 las tropas del lugarteniente general Antonio Maceo ocuparon Baja y antes de retirarse entregó las casas al fuego. Ese fue el principio de la desgracia del lugar.

- Publicidad -

Aunque el pueblo fue reconstruido, nunca más volvió a ser lo que era. Cuando se construyó la carretera entre Mantua y Santa Lucía el pueblo recibió su estocada final. Baja quedó aislado y sus vecinos comenzaron a abandonarlo con destino a Minas de Matahambre, única fuente segura de empleo.

En la década de 1970 sólo quedaba un habitante en Baja que se resistía a abandonar el lugar. Finalmente las autoridades consiguieran que se trasladara a Río del Medio y el pueblo se convirtió en zona muerta.

Las casas y la capilla desaparecieron. Los lugares donde se encontraban las primeras se pueden identificar todavía por los árboles frutales que los campesinos sembraron en los patios. Fuera de eso la única huella de la presencia humana es el cementerio.

Una de las piezas rescatadas para el museo de Minas de Matahambre.

El gobierno lo atendió por varias décadas después de haber abandonado Baja su último vecino. Sin embargo, hace diez años decidió abandonarlo. Desde entonces la vegetación ha conquistado el camposanto y amenaza con desaparecer lo último que queda de Baja.

Fuente: On Cuba

Deja Tu Opinion..

comentarios

Hoy traemos a nuestros lectores la carta a José Martí escrita por Carmen Zayas – Bazán...

Las Terrazas es una comunidad rural turística de cerca de 1000 habitantes, localizada en una bellísima...

El puente sobre el río Yayabo en la ciudad de Sancti Spíritus es único de su...

DERECHOS RESERVADOS TODOCUBA.ORG - 2016 TERMINOS | POLITICA