turismo-salud-cuba - Foto: cartasdesdecuba.com

Turismo de salud en Cuba: una tendencia al alza

Foto: cartasdesdecuba.com
Foto: cartasdesdecuba.com

Cuba, reconocida a nivel internacional por sus avances médicos, la calidad de su personal y sus novedosos tratamientos de salud, posee convenios con diversas naciones para el desarrollo del turismo de salud en la isla, una tendencia que ha ganado fuerza en la última década.

Canadá y Venezuela son sus más grandes aliados en este negocio, pero también figuran Perú, Argentina, México y Centroamérica. 

De acuerdo con la agencia de noticias EFE, Cuba comercializa sus servicios de salud en más de 40 países y en 2014 recibió pacientes de agencias de Canadá, Rusia, China, Japón, Angola y Costa Rica, todo esto según datos de la empresa SMC.

Son tres las áreas en las que resalta Cuba para tratamientos médicos: procedimientos tradicionales, para la adicción y los que emplean productos novedosos de patente cubana con muy buenos resultados como las vacunas de anticuerpos monoclonales, para el cáncer, y el Heberprot.

En el primer grupo de tratamientos tradicionales, sobresale la intervención quirúrgica oftalmológica dirigida a detener el avance de la retinosis pigmentaria, una enfermedad que conduce a la ceguera. En segundo lugar, se encuentran los tratamientos para vitíligo, soriasis y alopecia con productos derivados de la placenta humana.

Publicidad

En cuanto a los tratamientos para la adicción, se encuentran los métodos dirigidos a controlar el consumo de drogas y alcohol, campo en el que Cuba cuenta con más de dos décadas de experiencia y que ha ayudado a importantes figuras del mundo como fue el caso del futbolista argentino Diego Armando Maradona.

La exportación de servicios médicos se ha convertido en  la principal fuente de ingresos económicos para Cuba. Con una media anual de 6,000 millones de dólares. Seguido muy de cerca del turismo.

Entre las contemplaciones a futuro sobre esta actividad económica, es inevitable especular sobre lo que podrías suceder si finalmente se levantase el embargo impuesto a la isla por los Estados Unidos, pues está claro que el turismo de salud podría resultar muy atractivo para la nación norteamericana en la que los costos de seguros y la salud suben a diario.

Lo que sí es seguro  es que el turismo de salud se ha convertido en una especialidad para el país caribeño, que durante años ha ido perfeccionando sus procedimientos, la calidad de sus profesionales e incluso sus instalaciones, en función de dar lo mejor para que turistas de todas partes sigan optando por restaurar su salud en la isla.