-enganchecubano.com
El dilema de las aerolíneas norteamericanas que vuelan a Cuba luego de las medidas de Trump, ¿Quedarse o retirarse ante una posible caída de la demanda?

En la segunda mitad de 2016, después de que el presidente Obama restableció las relaciones diplomáticas con Cuba y autorizó el servicio aéreo comercial de los Estados Unidos, la industria aérea estadounidense entró corriendo. Una media docena de transportistas comenzaron a prestar servicio.

Era demasiado, demasiado pronto. Los recursos turísticos en Cuba son limitados y los Estados Unidos todavía restringen el viaje a la isla. Los transportistas empezaron a retroceder.

Por ejemplo, American, el principal transportista de los Estados Unidos y Cuba debido a su centro de Miami, comenzó con 1,920 asientos diarios a Cuba, luego redujo a 1.472 y luego recortó a 1.368. En los vuelos desde Miami a Camaguey y Cienfuegos, sustituyó los aviones regionales por aviones de línea principal.

La aerolínea tiene actualmente cuatro vuelos diarios Miami-La Habana y un vuelo diario Charlotte-La Habana.

El viernes, el presidente Trump dijo que invertirá porciones de la política de Obama de compromiso con Cuba.

La política de Trump conserva las aperturas de viaje para los estadounidenses que caen de 12 categorías de viajes, como visitas familiares, religiosas, humanitarias y viajes educativos. Pero elimina la capacidad de los estadounidenses para perseguir individuales de personas a personas los viajes educativos.

En una declaración emitida el viernes por la tarde, American Airlines dijo: “Como aerolínea global, American se compromete a continuar prestando servicio a Cuba.

“Hasta que se establezcan las nuevas regulaciones, la actual política de viaje seguirá vigente, incluyendo los requisitos de viaje para nuestros clientes, quienes deben obtener una visa para viajar a Cuba”, dijo la compañía. “Sin embargo, los cambios futuros en la regulación pueden afectar los viajes iniciados desde hoy hacia adelante”.

Mientras tanto, Delta dijo que seguirá ofreciendo vuelos diarios sin escalas desde Nueva York Kennedy, Atlanta y Miami a La Habana y que “se ajustará a cualquier cambio en las regulaciones”.

United, que vuela diariamente Newark-La Habana y el semanario Houston-La Habana, dijo que “está revisando estos cambios de política y continuará siguiendo esto de cerca”.

Desde que se reanudaron los vuelos comerciales a Cuba en septiembre pasado, American y JetBlue han bajado la escala, mientras que Frontier y Silver han bajado todo el servicio. En cuanto a Southwest, que atiende a tres ciudades de Cuba, el presidente ejecutivo, Gary Kelly, dijo el mes pasado: “No quiero dejar el enchufe todavía, pero la demanda va a tener que recoger para sostener esos vuelos”.

- Publicidad -

El consultor de aviación Bob Mann dijo el sábado que espera que la demanda caiga como resultado de los edictos de Trump.

“Mientras leo la nueva política, es probable que resulte en un retorno a la orden de pre-Obama, nivel de demanda de la era de fletamento, aunque continúe con las mejoras existentes y servicios programados desde múltiples centros”, dijo Mann. Él espera “alguna suspensión de servicio, y numerosas reducciones de frecuencias y / o medidas de aviones”, dijo Mann.

“Para las aerolíneas, la demanda de Cuba siempre fue una expectativa de” construirlo y vendrán “, pero ahora ha sufrido una” interrupción del aire y el retorno a los bloques “, dijo.

El escritor de viajes Joe Brancatelli dijo el sábado: “Obviamente, el servicio cubano ha sido un colapso – demasiado, demasiado rápido.

“Supongo que las aerolíneas pronto cortarán cualquier cosa menos vuelos simbólicos a La Habana”, dijo Brancatelli. Aunque los movimientos de Trump sólo se aplican a viajes individuales, “con los vuelos regulares ya tan baratos y vacíos, incluso este movimiento, en su mayoría simbólico, obligará a muchas rutas a ir”, dijo Brancatelli.

Era demasiado, demasiado pronto. Los recursos turísticos en Cuba son limitados y los Estados Unidos todavía restringen el viaje a la isla. Los transportistas empezaron a retroceder. -lavoz.com

La columnista del Miami Herald, Fabiola Santiago, dijo que limitar los viajes individuales a Cuba tendrá el mayor impacto en los cubanos.

“Resulta la supuesta gran inversión de la política de compromiso del presidente Barack Obama – instigada por el senador cubano Marco Rubio y el diputado Mario Díaz-Balart – exime a las industrias de líneas aéreas y cruceros, que perdieron 3.500 millones de dólares por una reversión del Departamento del Tesoro Regulaciones que les permiten agregar puertos de Cuba a sus itinerarios caribeños “, escribió Santiago.

“Trump y su grupo de ayudantes de línea dura terminaron el verdadero compromiso entre gente: el de los viajeros americanos independientes que se quedan en casas y apartamentos o casas particulares en Airbnb, cenan en paladares privados por toda la isla, visitan artistas independientes y cuentapropistas Por su cuenta, y conocer a los cubanos uno a uno.

“Esto obligará a los estadounidenses a viajar en grupos organizados por operadores turísticos u organizaciones aprobadas por el Departamento del Tesoro”, dijo Santiago.

Fuente: Forbes

Deja Tu Opinion..

comentarios

31 de Enero de 2.016 La Federación Internacional de Ajedrez, señalo que el cubano Lázaro Bruzón,...

Angola es uno de los varios países africanos donde la muerte de Fidel Castro ha afectado...

De todo se puede encontrar en este mundo, por raro que parezca. Y en Inglaterra hay...

DERECHOS RESERVADOS TODOCUBA.ORG - 2016 TERMINOS | POLITICA