Aumentan los casos de masturbación pública en Cuba

Aumentan los casos de masturbación pública en Cuba

El tema de la masturbación pública aunque no es nuevo sigue siendo un problema en Cuba, donde víctimas, activistas y abogados se quejan de que débiles o inexistentes leyes han garantizado la impunidad de los que suelen satisfacer su sexualidad en plena calle.

Los contemporáneos aparecen en los parques, escuelas, playas, cines, oscuras calles y hasta los puedes encontrar pedaleando bicicletas. Incluso pueden ser «habituales» de un sitio, como los cines, donde en ocasiones se ponían las fotos de los infractores para no venderles entradas.

Las mujeres son, casi siempre, el blanco de esas agresiones. «Hace un mes veníamos mi mamá, mi hermana y yo por la zona de hospital que es muy oscura y venía uno (masturbándose) ahí a la cara (…) ayer otra vez salí con mi mamá del hospital de madrugada que está muy malita (de salud) y me decía ‘por ahí no’. Dimos una vuelta larguísima porque aquí esto de los ‘pajizos’ es terrible», contó Julia Rosa Pina, de Granma, al periodista Adriel Reyes de Radio Martí.

El tema llegó a los medios esta semana. «¿Hasta cuándo la masturbación pública en Cuba?”, cuestionó el periódico 5 de Septiembre de Cienfuegos, quien le llevó a su versión digital e impresa (semanal).

El medio explica que las víctimas no suelen denunciar estos hechos, en parte por la impunidad que existe. “¿Qué consiguen de hacerlo? ¿Sancionan con fuerza las leyes cubanas estos casos de vejación sexual?”, vuelve a cuestionar el diario cienfueguero.

«Las leyes son bastante benevolentes porque sino ya se hubiera eliminado un por ciento (…) y al contrario aumentan más los cuentos y los cuentos entre la población», dijo Julia Herrera, de La Habana.

Los que incurren en el delito, tipificado como “ofensa al pudor o las buenas costumbres con exhibiciones impúdicas”, solo deben pagar una multa de 40 pesos, según el Decreto 141. La legislación, con el título de «Contravenciones de las regulaciones del Orden Interior», en el capítulo 1, incisos o y p, aclara que quien (o) «toque o acaricie lascivamente a otra persona sin su consentimiento» será multado con 40 pesos; (casi un dólar con 50 centavos) y el que (p) «ofenda las buenas costumbres con exhibiciones impúdicas», tendrá igual multa.

Pero el rescabuchador tiene que pagar 60 pesos, 20 más, si es sorprendido, según el incisio (r) que castiga al que sea «sorprendido mirando hacia el interior de las viviendas por huecos, postigos, lucetas o rendijas».

El Código Penal, en el Título XI, sección cuarta, castiga con tres meses a un año al que «ofenda el pudor o las buenas costumbres con exhibiciones impúdicas». No existen especificaciones que definan, por ejemplo, el límite o alcance de lo impúdico. “La multa (…) es casi como pagar una patente para masturbarse en la calle”, dijo el medio de Cienfuegos.

Este es un problema que ha estado ocurriendo desde hace tiempo, y básicamente la ley no especifica un castigo real para este acto, como resultado continúa expandiéndose a través de la isla.

Vea el siguiente video para escuchar las opiniones de los cubanos en la isla en lo que respecta a la masturbación pública:

Fuentes: Marti Noticias

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba